política

Montoro rechaza relajar el déficit de las comunidades autónomas

Javier González Ortiz saluda al ministro Cristóbal Montoro, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. | DA
Javier González Ortiz saluda al ministro Cristóbal Montoro, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. | DA

Canarias votó ayer en contra de los objetivos de déficit fijados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para los próximos tres años por considerarlos “arbitrarios y desproporcionados en perjuicio de las comunidades autónomas y en beneficio del Gobierno central”. Estos límites fueron comunicados en el transcurso del Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado en Madrid y supondrá una rebaja desde el 0,7% del PIB exigido para este ejercicio al 0,3% en 2016 y al 0,1% en 2017, hasta alcanzar el equilibrio presupuestario en 2018.

El consejero de Economía, Hacienda y Seguridad en funciones, Javier González Ortiz reclamó un mayor margen en los objetivos de estabilidad para las autonomías y mostró su rechazo al reparto realizado al entender que no respeta el peso real del gasto que soporta cada una de estas administraciones.
A diferencia de la senda marcada para las comunidades autónomas, el Gobierno central se asigna límites superiores de forma que en 2016 será del 2,5% del PIB, en 2017 del 1,3% y en 2018 del 0,3%. González Ortiz calificó de “perversa” la distribución realizada por el Ministerio de Hacienda, porque “se reserva el Estado el mayor margen de déficit, cuando son las autonomías las que sufragan las prestaciones básicas, es decir, la sanidad, la educación y las políticas sociales y, además, son las que mayor esfuerzo han realizado”.

En opinión del consejero, “resulta más grave para Canarias, toda vez que el déficit presupuestario de las Islas se genera por un insuficiente e injusto sistema de financiación cuyos ingresos del Estado suponen 800 millones de euros menos anuales que la media de las comunidades”. El representante del Gobierno de Canarias volvió a reclamar al ministro Montoro la corrección urgente de un modelo “que cada año ensancha la brecha”.

Por otra parte, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas informó del grado de cumplimiento de los objetivos de déficit y deuda al cierre de 2014, con Canarias como una de las cuatro únicas comunidades autónomas que respetó los límites, por lo que no tendrá la obligación de presentar un plan de ajuste presupuestario. Al respecto, González Ortiz aseveró que el rigor de la gestión económica-financiera, acreditada con los datos del Ministerio, “permite posicionar al Archipiélago entre las comunidades autónomas con las cuentas públicas más saneadas a pesar de situarse entre las peor financiadas”. Esta gestión que ha permitido, a juicio del consejero, “sentar las bases para el crecimiento económico y la capacidad para afianzar y mejorar la prestación de los servicios públicos esenciales”.

Las gobernadas por el PSOE rechazaron en bloque los objetivos de déficit planteados por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas para 2016.

Solo Navarra, Canarias, el País Vasco y Galicia cumplieron en 2014 con el objetivo de déficit marcado, el 1% del PIB. Las demás se situaron por encima y tres de ellas, muy lejos: Murcia (2,82%), Cataluña (2,58), Extremadura (2,44%) y la Comunidad Valenciana (2,39%).

Al presentar las cifras, en marzo, Montoro destacó la “dispersión” de los datos. Por un lado, se encuentran las comunidades autónomas que cumplieron el objetivo: Navarra (0,68%), Canarias (0,91%), País Vasco (1%) y Galicia (1,02%). Por otro, las que se situaron cerca del cumplimiento: Castilla y León (1,11%), Andalucía (1,16%), La Rioja (1,21%), Asturias (1,3%), Madrid (1,34%), Cantabria (1,46%), Aragón (1,66%), Baleares (1,71%) y Castilla-La Mancha (1,76%). El tercer grupo lo formarían las regiones muy alejadas del 1% del objetivo: las tres que vienen incumpliendo el déficit año tras año, Murcia (2,82%), Cataluña (2,58%) y la Comunidad Valenciana (2,39%), a las que se sumó en 2014 Extremadura (2,44%).
El conjunto de las comunidades incumplió el objetivo y cerró el año con un déficit del 1,66%.