el debate sobre el modelo energético > la opinión del nuevo ejecutivo

Ortega: “Las renovables son la gran papa caliente de este Gobierno”

Pedro Ortega, nuevo consejero de Industria y Energía. | FRAN PALLERO
Pedro Ortega, nuevo consejero de Industria y Energía. | FRAN PALLERO

El nuevo consejero de Economía, Industria, Energía y Conocimiento del Gobierno canario, Pedro Ortega, se muestra abierto a retomar el diálogo que dejó interrumpido su antecesora, Francisca Luengo, con los colectivos contrarios a la introducción del gas natural, pero les advirtió de que “el debate lo tienen mal planteado”, ya que a su juicio, la utilización de este combustible fósil “no frenará” el avance de las energías limpias, sino que “las acompañará” en el camino hacia el nuevo modelo energético.

“Ese es el error de concepto en algunos”, remacha Ortega con relación a los estudios técnicos, como los que promueve la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, que sostienen que el gas natural, cuya utilización en Canarias requiere de millonarios presupuestos para sendas plantas regasificadoras en las islas capitalinas, consolidará motores de generación de electricidad con gran potencial, que además tardan 45 minutos en ser apagados y arrancados, por lo que condicionarán durante varias décadas un cupo máximo de energía inyectable en la red obtenida con el viento y el sol, dado además que será necesario amortizar esas inversiones.

Ortega, biólogo y con gran experiencia en la gestión de empresas -como La Isleña- y exdirectivo de la patronal industrial Asinca, admite que “la gran papa caliente” del Gobierno canario son las energías renovables, debido a la escasa implantación que han tenido hasta ahora en el Archipiélago, apenas el 7%.
“Algo está pasando para que no hayamos hecho lo que teníamos que haber hecho, y para que todos los días los mismos interlocutores señalen a los mismos responsables, por lo que si hay responsabilidad en el Gobierno canario hay que arreglarla”, reconoció el consejero con relación a las constantes críticas de los empresarios del sector sobre las trabas administrativas con las que se han topado las inversiones en parques eólicos.

Ortega pide un margen de tiempo para retomar las reuniones con el sector, incluyendo con la citada plataforma, pero adelanta que viene con “un mensaje claramente de diálogo” y “de confrontar y mirar datos” con quienes piensan que es posible un sistema de renovables sin gas. “Sigo diciendo que las dos cosas serán compatibles, pero que el respeto al diálogo es fundamental; así que diálogo, diálogo y diálogo para resolver un problema que tiene un objetivo: 100% de renovables y que estemos de acuerdo todos en el camino”, proclama el nuevo superconsejero del Gobierno canario, si bien a renglón seguido advierte de que no comparte “renunciar a algo que habíamos decidido y que no hace daño”, en alusión a este nuevo combustible fósil.

Remarcó Ortega que el gas natural para generar electricidad “es menos dañino para el medio ambiente y permite mayor eficiencia económica, porque cuesta menos, hay que ponerlo como paso intermedio para seguir avanzando hacia el 100% de renovables”. Y en cuanto al coste de las regasificadoras, considera que “son inversiones diferentes y lineas diferentes”.

Por tanto, el nuevo consejero continuará adelante con la tramitación de la nueva planificación energética que había iniciado el anterior Gobierno, las llamadas Directrices Sectoriales de Ordenación de la Energía (DOSE). Aunque su prioridad en estos momentos, subraya, es que “se pongan en marcha lo antes posible las renovables ligadas al concurso eólico, y que los proyectos de energía eólica ligada a la autorización administrativa del decreto 6/2015 salgan adelante lo antes posible”. Tiene claro Ortega que se necesitan “ hechos, porque hay un objetivo mayor que ha marcado el presidente del Gobierno canario: que en 2035 tiene que haber el 60% de energías renovables”.

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético ha pedido públicamente a Fernando Clavijo que el nuevo consejero vuelva a convocar las mesas de trabajo que la consejera de Industria saliente, Francisca Luengo, celebró y que se suspendieron justo cuando el Ejecutivo debía dar una respuesta técnica a la alternativa al gas que expertos universitarios como Roque Calero y miembros de este colectivo pusieron sobre la mesa, basada en grupos diésel de última generación de 20 megavatios y energía hidroeólica, que ahorraría cientos de millones de euros.