superconfidencial

El pez comehuevos y la cónsul chavista

1. El pacús, o pez comehuevos, se ha convertido en el terror de los bañistas que nadan sin meyba. Escondan sus criadillas porque el terrible pez, que ha mordido ya a unos cuantos daneses en lagos de aquel país, la ha tomado con los nudistas que se zambullen en aguas dulces europeas. Francia y el Reino Unido tiemblan porque al horrísono myleus se le ha metido en la cabeza arrasar los testículos de galos y británicos con un apetito voraz. Heredero de la piraña, para él un huevo humano, con o sin reducción de Pedro Ximénez, es un manjar. Y se ha puesto en ello, convencido de que este verano trincará presa. No hay relación entre el pez comehuevos y la cónsul chavista en Canarias, María Elizabeth Seijo, pero sí hay que hablar de un grupo de chavistas toca huevos que, en un acto organizado por el Consulado General de Venezuela en Canarias, se dedicó a insultar a los españoles. Que piensen lo que haría el bruto de Maburro si un grupo de españoles organizara un acto similar en el Teresa Carreño, de Caracas. Les mandaría agentes del Sebin, como se los mandó a Ledezma al Ayuntamiento, y los acusaría de conspiradores.

2. Por eso, yo propongo dos cosas: a) que CajaCanarias no ceda su auditorio (que es difícil de conseguir para actos normales) a semejantes magos, que no dicen sino disparates; y b) que, como contrapartida, los españoles que se sientan agraviados envíen por Seur, o por valija diplomática, al palacio de Miraflores, una borsolana con agua de río y dos pacús dentro, para que le coman los huevos al presidente Maburro, aunque solo un poquito y con el riesgo de que se le partan los dientes a los pobrecitos peces. Me dirán ustedes qué pinta un acto semejante -homenaje a la Fuerza Armada Bolivariana y a la independencia de España- en el salón de actos de CajaCanarias. No llegaron a las manos de milagro, porque por allí aparecieron los antichavistas (que son legión en Tenerife) y casi acaban a hostias con los maburrianos.

3. Y a María Elizabeth Seijo le aconsejo que debería dedicar su esfuerzo a no hacer proselitismo de su movimiento populista, sino a templar gaitas entre las dos Venezuelas, que sería la principal labor de un representante diplomático que se precie. Por muy chavista que sea esta señora.
achaves@radioranilla.com