SUCESOS

La Policía traslada a Madrid a la detenida en Canarias acusa de enviar a niñas y adolescentes al grupo terrorista EI

La Policía Nacional traslada a Madrid a la mujer detenida este martes en Arrecife (Lanzarote) acusada de reclutar a mujeres, y también a niñas y adolescentes, a las que facilitaba su desplazamiento a zonas controladas por la organización terrorista Estado Islámico (EI, también conocida como DAESH).

La mujer, de nacionalidad española y conversa al Islam está siendo trasladada a Madrid, a la Comisaría General de Información, para ser interrogada, según informaron a Europa Press fuentes policiales, antes de que pase a disposición judicial, probablemente este jueves.

La detenida mantenía contacto directo con un importante facilitador del EI en Siria, de quien recibía directrices e instrucciones para reclutar y facilitar el viaje a mujeres. Sin embargo, a pesar de que captó a un grupo de mujeres de edad adolescente para enviarlas a Siria en favor del Estado Islámico (EI), no consiguió desplazar a ninguna a esta zonas de conflicto para que se unieran al grupo yihadista, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La arrestada llegó a gestionar la salida inminente de España de una de las chicas, si bien finalmente no logró que ninguna de las simpatizantes abandonara territorio nacional y accediera a ningún lugar de combate controlado por la organización terrorista, conocida también como Daesh.

La investigación ha partido de las conversaciones intervenidas en otros operativos contra el yihadismo desarrollados por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, entre ellos los desarrollados en agosto y diciembre de 2014, que se saldaron con la detención de diez personas, entre ellas, una menor de edad que fue arrestada en compañía de otra mujer en Melilla cuando se disponían a viajar hasta Marruecos.

Esta operación, que continúa abierta, ha sido coordinada por el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 1, Santiago Pedraz, y por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, y realizada por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía.

Según Interior, en la operación, que ha incluido un registro del domicilio de la detenida, se ha sabido que esta quería desplazarse a la zona controlada por el DAESH en la región sirio-iraquí, para adquirir un mayor compromiso con la causa.

Fernández Díaz, que ha rehusado por ahora ofrecer más datos sobre la operación, ha destacado que cada vez se observa con más frecuencia el fenómeno de la captación de mujeres, incluidas menores de edad, para que se integren en el DAESH o el Frente Al Nusra en Siria y en Irak.

LA PRIMERA CÉLULA FEMENINA, EN ESPAÑA

De hecho, el ministro ha indicado que fue en España donde se detectó “la primera célula exclusivamente dedicada a la captación, el adoctrinamiento, la radicalización y, en definitiva, la integración en organización terrorista exclusivamente femenina”.

“No solo eran mujeres las que dirigían esa red, sino que estaba destinada exclusivamente a captar a mujeres”, ha declarado a los periodistas tras reunirse con la presidenta de la Confederación Suiza y jefa del Departamento Federal de Justicia y Policía, Simonetta Sommaruga, en la Dirección General de la Guardia Civil.

Esta operación policial es continuación de las desarrolladas en agosto y diciembre de 2014 por la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía en Ceuta, Melilla, Barcelona y también en Marruecos, que se saldaron con la detención de 10 personas. Entre ellas se encontraba una menor de edad acompañada de otra mujer, que fueron interceptadas en Melilla en el momento en que se disponían a abandonar España con destino Marruecos.

El ministro ha señalado también que una parte de las personas captadas en España se dirigen a zonas de conflicto para combatir, mientras que otra parte de los radicalizados se quedan y se convierten “en actores solitarios, en ejecutores solitarios o, cada vez más crecientemente, en desplazados frustrados”.

Sobre estos últimos, ha explicado que ya han completado la etapa de preparación para desplazarse a zona de conflicto pero finalmente no lo pueden hacer por diversas razones. Al estar “frustrados” por ello, representan “un riesgo muy elevado desde el punto de vista de la amenaza terrorista”, ha advertido.