POLÍTICA

El presupuesto será consultado con los sindicatos y las patronales

Gustavo Santana y Carmelo Jorge reciben a Fernando Clavijo, ayer en Las Palmas de Gran Canaria. / DA
Gustavo Santana y Carmelo Jorge reciben a Fernando Clavijo, ayer en Las Palmas de Gran Canaria. / DA

Al menos en las formas, el cambio de talante del Gobierno de Canarias no es un postureo. Lo comprobaron ayer los líderes regionales de CC.OO. y UGT. En un gesto insólito, Fernando Clavijo se acercó al edificio que estas centrales habitan en Las Palmas de Gran Canaria y en la sede de la Unión General de Trabajadores compartió impresiones con Carmelo Jorge y Gustavo Santana. De esta cita salió el compromiso del presidente de consultar la elaboración de los presupuestos de la Comunidad Autónoma con los agentes económicos y sociales, lo cual sería igualmente una novedad.

“Hemos quedado en que a lo largo de este mes y principios del próximo no reuniremos [con representantes del Ejecutivo] para conocer detalles de los presupuestos antes de que el proyecto llegue al Parlamento”, explicaron Jorge y Santana en declaraciones a este periódico. “Lo normal hasta ahora era que nos entregaban los documentos con las cifras amarradas, sin margen de negociación. Nos enterábamos por la prensa y eran el presidente y el consejero de Economía los que asesoraban al Consejo Asesor”. Se ve que las perspectivas son diferentes. “Parece que dan más importancia a la concertación y al diálogo como método de trabajo”, constató el dirigente de Comisiones. Aunque se remiten a los “hechos” y no lanzan las campanas al vuelo, los sindicalistas tampoco dejan de apreciar la “mejora” en el discurso y en la predisposición. “Tendremos la oportunidad de opinar e incluso de influir”, comentó Gustavo Santana. A su entender, esta circunstancia, “no solo simbólica”, marca distancias respecto a “cómo se hacían las cosas con anterioridad”. Pese a que no hubo concreciones, sí se sentaron las bases de unas relaciones “fluidas, cordiales y responsables”. Sobre la sexta concertación social, que se desvaneció en la orilla por deshidratación presupuestaria, Santana y Jorge confían en que pronto salga a flote. De momento, el flotador de la voluntad es una buena señal.

En una nota, Clavijo califica de “muy cordial” el tono del encuentro y recuerda que, durante la investidura recalcó que la “concertación social” sería el método de trabajo del Ejecutivo. “Por eso he querido que mi primera reunión sea con esas dos centrales sindicales”, subraya. Su intención es “establecer un calendario para trabajar juntos en todas las políticas sectoriales”.

Clavijo hace de la reactivación de la Mesa General de Concertación Social una “necesidad” con el propósito de “contribuir a incrementar la competitividad de Canarias y favorecer la creación de empleo”. En este sentido, reconoce que para avanzar hay que dotar los acuerdos de ficha financiera. O lo que es lo mismo, echar gasolina a la hoja de ruta. En esa dirección, la “complicidad” funciona como una brújula.

El mandatario se desentiende de las “medidas estrella” y busca “consensos en multitud de pequeños asuntos que son vitales para la economía canaria y para garantizar la calidad del empleo que se genera en las Islas”.

Lo más que adelantó Clavijo del contenido de los presupuestos para 2015 fue que si hay un crecimiento del techo de gasto “va a ser muy modesto”. Vamos, que el tope no estará en la azotea de un rascacielos.

En pleno periodo vacacional, los interlocutores también hablaron del turismo. Clavijo cerró la caja de los truenos que abrió días atrás pero sin renunciar a un debate sereno sobre el modelo de crecimiento y su compatibilidad con el medio ambiente. A este respecto, los dirigentes sindicales insistieron en la idea de la tasa turística. “El número de clientes se limita subiendo los precios”, apuntó Jorge al DIARIO. “Las normas no sirven si luego salen ofertas a 20 euros la noche”, remachó. Brilla el sol.