tegueste

El PSOE critica que Molina exigiera la renuncia de un edil para pactar

El PSOE ofreció ayer su versión sobre los motivos que le llevaron a incumplir las directrices regionales al negar su apoyo al nacionalista José Manuel Molina para que tomara posesión como alcalde el pasado 13 de junio, algo que fue posible gracias a los votos del PP. Los socialistas denuncian que Molina exigió que uno de los concejales socialistas electos, Julián Rodríguez Pérez, renunciara a su acta de edil si querían llevar a cabo las negociaciones sobre un posible pacto de gobernabilidad. Juan González Gómez y Everto Lorenzo Pérez, portavoz del grupo municipal y secretario general de la agrupación socialista, respectivamente, explicaron en un comunicado que las negociaciones entre CC y PSOE nunca llegaron a iniciarse, ya que los propios socialistas se negaron a ceder a las demandas del ya alcalde de Tegueste.

“Ni siquiera nos planteamos la posibilidad de quitarle a los ciudadanos la legitimación de su libertad democrática pidiendo a un concejal electo que se fuera en contra de la voluntad expresada por ellos en las urnas”, aseguraron. González detalló que esta exigencia de alcalde nacionalista se planteó en el primer contacto con los socialistas después de que Molina conociera su minoría para gobernar. Recuerda el PSOE que la petición de Molina tiene que ver con la demanda que Julián Rodríguez le ganó al Ayuntamiento a causa de la paralización indebida de unas obras. El alcalde planteó que el concejal del PSOE debía de dimitir, puesto que no admitiría al político en su gabinete.

Después de estas primeras reuniones, los representantes municipales de ambos partidos se tuvieron que reunir en el Parlamento con la mediación de otros políticos. En ese encuentro, una vez más, según los socialistas, Molina reclamó que Rodríguez renunciara a su puesto como concejal, y ante la nueva negativa de los representantes socialistas, no se logró entrar en materia sobre un posible acuerdo en ningún momento.

LA VERSIÓN DEL REGIDOR LOCAL
El propio José Manuel Molina admitía ayer que una de las condiciones para pactar era que tanto Juan González como Julián Rodríguez debían abandonar sus actas y aseguró que las negociaciones entre ambos partidos venían desde atrás. Molina también reconoció que la exigencia de la salida de ambos ediles se debió a que habían emprendido previamente acciones legales contra él y su partido político.
El alcalde recordó que el pasado 12 de junio, en la sede del Parlamento de Canarias, se firmó el acuerdo de gobernabilidad de Tegueste, en donde se estipulaba, entre otras cosas, que el PSOE se comprometería a apoyar al gobierno en minoría de CC-PNC, así como abstenerse mediante voto en blanco durante la votación de investidura. Cuestiones estas que el PSOE incumplió, según señaló Molina, que recordó que los concejales socialistas se votaron a ellos mismos durante la toma de posesión. El alcalde nacionalista agregó que, en todo caso, él no ha roto los acuerdos y promesas, que las negociaciones siguen abiertas y no cierra las puertas a ningún pacto en el futuro.

Gasto anual de más de 200.000 euros
Por otra parte, el PSOE también denunció que los siete concejales del grupo de gobierno que tendrán sueldo en esta legislatura supondrán un gasto anual para las arcas municipales de 202.454 euros, sin contar con la aportación a la Seguridad Social, llevando al límite las posibilidades permitidas por la Ley reguladora de las Bases de Régimen Local. Explicaron que se ha jugado con la dedicación parcial de los concejales (seis más el alcalde), donde no existe limitación en número, y se han asignado sueldos que, de repartirse proporcionalmente, superarían incluso el salario del alcalde.

El partido Sí Se Puede en Tegueste ya había criticado el pasado 24 de junio que el equipo de gobierno asignara al alcalde un sueldo anual de 49.994 euros, seis euros por debajo del límite establecido en la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local.