el dardo

La reunión

La reunión entre representantes de los gobiernos nacional y canario del lunes en Las Palmas ha sido interpretada de muy diversas maneras. Pasa como con el símil del vaso: unos lo ven medio lleno mientras otros lo perciben medio vacío. Personalmente dudo siempre de los resultados inmediatos de estas citas de autoridades, porque no se puede pretender la resolución en un solo día de problemas enquistados que se arrastran durante años. Pero más vale hablar, debatir, cambiar opiniones, que seguir parados en espera de Dios sabe qué milagro para sanar lo que el tiempo ha deteriorado por culpa de quien sea. Lo que no resulta normal es que en la mentada reunión no estuviera presente ni un solo representante del PSOE, socio de Gobierno de CC. Ya es casualidad que entre los distintos asuntos tratados, no figurara ninguno que esté bajo responsabilidad directa de los socialistas. Me parece una falta de consideración, más aún, una grave responsabilidad dejarlos fuera de la reunión, a menos que se quiera dar la impresión de que más que una cumbre entre gobiernos, lo que en realidad se celebraba era una sesión de trabajo entre PP y CC. No me extraña que, aparte el prudente silencio de Patricia Hernández -a José Miguel Pérez nunca se le espera en estos asuntos, dado su habitual pasotismo-, algún responsable socialista, como Iñaki Lavandera, portavoz parlamentario, considere “un tanto pretencioso” llamar cumbre a “un acto de precampaña del PP”. Sin duda exagera el diputado, pero siendo cierto el interés del ministro Soria por mejorar su imagen y la de su partido, las relaciones institucionales entre los ejecutivos nacional y canario no podían seguir bajo mínimos, ya que eran casi inexistentes desde hace tres años. Por lo que ha trascendido, la reunión de Las Palmas va a servir para descongelar cuestiones relevantes sobre el REF, definir la participación canaria en los Presupuestos del Estado para 2016, introducir el gas natural en las dos islas centrales (aunque en Gran Canaria habrá lío por la política contraria del Cabildo), desbloquear dificultades con las renovables, ayudar a la promoción turística y algunas cosillas más. Se han olvidado obras de infraestructuras y varias cuestiones de empleo. Mañana, tras el Consejo de Ministros, comprobaremos si todo va en serio.