SOCIEDAD

Uno de los afectados por la Operación Chester: “Gracias a mis padres salí adelante”

“Gracias a mis padres salí adelante”. Así se expresaba, con emoción tan evidente que resultó perceptible incluso a través de las ondas de radio, ayer uno de los encausados por la llamada Operación Chester, un supuesto golpe contra el contrabando de tabaco que resultó ser un fiasco absoluto, ya que ni hubo contrabando ni el tabaco era ilegal.

Así lo detalla una sentencia de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que ayer adelantó en exclusiva DIARIO DE AVISOS y de la que se hicieron eco numerosos medios de comunicación locales, si bien es de justicia recordar que contra tal sentencia aún cabe recurso de casación.

Referente al testimonio ofrecido por una de las 13 personas que el 23 de octubre de 2009 fue detenida por esa causa (y que por motivos personales prefiere ocultar su identidad), fueron los micrófonos de Teide Radio donde detalló que la presión que sufrió al ser considerado como un delincuente le originó un serio quebranto personal y económico que solo esa ayuda paternofilial le permitió afrontar. Cuestionado sobre si al final le reconforta que haya trascendido la verdad sobre su inocencia, el afectado recordó que cuando fueron detenidos se les pusieron las esposas delante de sus propios compañeros durante una jornada laboral, y que en general todo lo sufrido desde entonces difícilmente lo compensa “una página de periódico”, aunque agradeció a los medios de comunicación que se hagan eco ahora como lo hicieron cuando la redada.

Entre los peores momentos que sufrió el afectado, recuerda por ejemplo el fin de semana en el calabozo (fueron detenidos un viernes) y, aunque agradece el trato de algunos guardias, lanza denuestos contra el desprecio que aseguró sufrir por parte de otros.

De los 13 implicados por la Operación Chester, tres fueron exonerados de toda culpa dos años después de practicarse las detenciones. Se trata de tres de los cinco funcionarios: un policía portuario (y no dos como se informó ayer erróneamente), un trabajador de Sanidad Exterior y otro más de la Agencia Tributaria Canaria.

Los otros 10 fueron absueltos en la sentencia aludida, incluidos los otros dos funcionarios, adscritos a la vigilancia aduanera. El resto eran empresarios del tabaco y el representante de una agencia de Aduanas, cuyo funcionamiento se vio gravemente afectado.

La Operación Chester fue célebre mundialmente porque se dijo en rueda de prensa que el tabaco contenía excrementos de conejo, algo que los análisis desmintieron rotundamente, pero que dio alas a una noticia que llegó a publicarse en el New York Times.