tribunales

Vía libre para llegar a un acuerdo

Imagen de archivo de Saida, franqueada por su madre y su abogado, Juan José Rodríguez. | DA
Imagen de archivo de Saida, franqueada por su madre y su abogado, Juan José Rodríguez. | DA

El proceso judicial abierto a cuenta del terrible accidente que causó gravísimas heridas a Saida Prieto, candidata a reina del Carnaval santacrucero durante la Gala de 2013, se encamina inexorablemente a un acuerdo entre las partes implicadas, al que solo le falta el visto bueno de la aseguradora Mapfre.

El penúltimo obstáculo para ello lo ha removido la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, que ha desestimado el recurso presentado por la acción popular ejercida por Izquierda Unida y en la que se solicitaba infructuosamente que el entonces concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros (ya desvinculado de la vida política), se uniera a los dos imputados por esta causa: el diseñador del traje portador del objeto incendiario que causó las quemaduras de Saida, Willy Jorge, y el entonces gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Francisco Javier Trujillo.

Cerrada la llamada vía política del caso por la contundente respuesta de la Audiencia, el abogado que representa a Izquierda Unida, José Pérez Ventura, ya anunció que si se daba este resultado desistiría de la acción popular precisamente para no suponer un obstáculo a un acuerdo que, tal y como ha venido informando puntualmente DIARIO DE AVISOS, lleva fraguandose desde abril del año pasado, cuando la Fiscalía invitó a las partes a llegar a una conformidad que cierre el proceso. A este respecto hay que tener en cuenta que esta iniciativa de la Fiscalía obedece a la actual política judicial en aras de fomentar la conciliación desde la misma instrucción, y que cuenta con el apoyo tanto de jueces como de fiscales en esta comunidad autónoma en aras de optimizar unos medios de los que, lamentablemente, esta administración sigue estando escasa.

En caso de prosperar este acuerdo, lo mediático del asunto supondría un escaparate magnífico para transmitir a la sociedad la idea de que se puede hacer justicia sin que un juez decida a través de una sentencia o siquiera que llegue a celebrarse una vista oral.

Además hay que tener en cuenta que la desestimación del recurso de Izquierda Unida da vía libre a la llamada apertura del juicio oral, que supone la finalización de la fase de instrucción y el inicio de los preparativos para celebrar dicho juicio, un nuevo proceso que se puede prolongar, vistas las características del caso, otros dos años.

LO NEGOCIADO
En cuanto al acuerdo en sí, las negociaciones están muy avanzadas y pasan por la cantidad que pide la Fiscalía para indemnizar a Saida, y que asciende a un total de 1.300.000 euros: 300.000 euros por las lesiones y secuelas sufridas más 1.000.000 de euros por los daños morales, gastos médicos aparte. Como ya adelantó este periódico, la defensa de Saida (que ejerce el letrado Juan José Rodríguez) solicita un total de 2.461.061,58.

En cuanto a los imputados, para quien la Fiscalía solicita tres años de prisión para los dos acusados por un supuesto delito de lesiones por imprudencia grave (dos años por el caso de Saida y otro más por las quemaduras que sufrió uno de sus diseñadores, Víctor Manuel Díaz, cuando luchaba por salvarle la vida a la candidata), el acuerdo necesariamente pasaría por una pena que no implicase su ingreso en prisión o, lo que es lo mismo, inferior a los dos años.

¿Y el Ayuntamiento? Plenamente conforme a cerrar tan terrible accidente con un acuerdo que satisfaga a todos los implicados.

Ballesteros: libre de toda culpa
El entonces concejal de Fiestas, Fernando Ballesteros, está libre de toda culpa en el accidente que causó gravísimas heridas a Saida Prieto en la Gala de 2013. Así lo refrenda de nuevo la Audiencia Provincial en un auto que desestima el recurso presentado por la acción popular ejercida por Izquierda Unida y que solicitaba la imputación de Ballesteros. En su resolución, la Audiencia recuerda que el hecho de que el entonces concejal aprobase las bases del concurso tanto en 2012 como en 2013 “no guarda relación con el resultado lesivo”. Además, Ballesteros “no tuvo ninguna participación ni posibilidad concreta de revisar el traje de la candidata”. En cuanto al hecho de haber redactado las bases, en ellas se limita a ofrecer la opción de utilizar determinados artefactos pirotécnicos, pero siempre que se observen las condiciones de seguridad precisas. Y es precisamente la falta de adopción de las medidas de seguridad (tanto a la hora de usarlo como a la hora de controlar su uso) lo que produjo el accidente, tal y como detalla el auto judicial.