EDUCACIÓN

Voluntarios para resintonizar la ULL

Francisco García y Naima Palenzuela son los artífices de la oficina de Voluntariado de la ULL. / SERGIO MÉNDEZ
Francisco García y Naima Palenzuela son los artífices de la oficina de Voluntariado de la ULL. / SERGIO MÉNDEZ

Algo tarde, pero con paso firme. La Universidad de La Laguna (ULL) era hasta hace muy poco una de las pocas universidades que no gestionaba la solidaridad de manera institucional. Alumnos y docentes participaban en organizaciones sin ánimo de lucro de manera anónima y espontánea, sin que nadie se encargará de incentivarlos o de explicarles por qué un universitario debe salir con un título debajo del brazo, pero también con una formación humanística que no se encuentra en los libros de texto. El nuevo equipo rectoral empezó a trabajar en la Oficina del Voluntariado en junio, nada más tomar las riendas de la institución, y ya ha conseguido que 159 estudiantes se impliquen. El objetivo de esta entidad es favorecer el altruismo y promover la conciencia social, pero se inscribe dentro de una estrategia más amplia que busca que la institución vuelva a ser el centro del debate político y social de la Isla.

“Hay iniciativas muy interesantes dentro de la Universidad, pero muchas veces no se ven fuera, pasan desapercibidas”, explica Francisco García, el profesor que desde las pasadas elecciones está al frente del Vicerrectorado de Alumnado, encargado de todo lo que tiene que ver con responsabilidad social. “Estuvimos en el centro de los grandes debates, pero eso cambió. Ahora no tenemos que inventar nada nuevo, solo debemos resintonizar la Universidad”, explica. Para conseguir que la institución eleve la voz y se haga oír hay que motivar a los docentes, pero también a los estudiantes. Esta fórmula favorece la implicación de los chicos, el sentimiento de pertenencia a algo en lo que creen, cuenta. Es una opinión que parecen compartir los alumnos. Naima Palenzuela es una estudiante de Trabajo Social que está trabajando para que esta iniciativa sea exitosa. Consiguió una beca de la Fundación CajaCanarias y ha colaborado en la gestación y el desarrollo de este proyecto. “Uno de los principales objetivos es agrupar todos los proyectos solidarios que se hacen en la Universidad, toda la acción social, que es bastante”, subraya. Además, “hay que analizar por qué ha ocurrido”, por qué la Universidad ha perdido ese liderazgo. “Y creo que para eso el alumnado tiene que volver a sentirse implicado”.

Dónde hacerlo

-ONG y asociaciones. Acamán, Oliver Mayor o Apanate son algunas de las entidades con las que ya colaboran algunos de los 159 alumnos implicados.

-Isla Colaborativa. Las jornadas Tenerife Isla Colaborativa que se celebran estos días han contado con el apoyo de la ULL. Se ha debatido sobre economía colaborativa y formas de solidaridad.

-Servicio de Deportes. El Servicio de Deportes de la ULL es uno de los más utilizados por los jóvenes que han decidido implicarse en la oficina de voluntariado.

-Almuerzo Solidario. El mes pasado la Oficina organizó un almuerzo solidario en el que recaudó 200 euros.

-Docentes en proyectos. Ya hay alrededor de una decena de docentes que colaboran en proyectos solidarios. La web (www.solidaridad.ull.es) incluye un listado para que se apunten los alumnos que lo deseen.

Es pronto para saber cuál es el perfil del joven universitario más entregado a las causas sociales. De los 159 que ya están participando hay muchos que estudian Pedagogía, Trabajo Social y Fisioterapia, pero la cifra aún es baja para sacar conclusiones. La Oficina, además, también quiere potenciar la solidaridad hacia dentro, es decir, las acciones en beneficio del propio centro académico. “Sería interesante, por ejemplo, que alumnos de Bellas Artes mantuvieran abiertas las exposiciones del Paraninfo y usaran sus conocimientos para atender a los visitantes”. Todo este altruismo, además, será recompensado con hasta seis créditos de libre configuración (cada crédito equivale a diez horas lectivas).

La necesidad de que la ULL vuelva a mirar hacia el exterior fue una de las promesas que el nuevo rector, Antonio Martinón, reiteró durante toda la campaña electoral. El camino acaba de comenzar.

La ULL opinará sobre actualidad canaria

Los jóvenes tendrán la oportunidad de colaborar con ONG y asociaciones, pero ¿qué harán los docentes? La Universidad está ultimando un foro para el que se barajan varios nombres -“la ULL opina”, “Reflexiones en la ULL”- y que servirá para posicionar a la institución en los debates que atañan a la sociedad canaria.

“Es posible que se empiece con un debate sobre la reforma electoral de Canarias”. Otros temas que podrían entrar dentro de estas consideraciones serían las viviendas vacacionales o el modelo de movilidad de la Isla, apunta García.

“Queremos que el Gobierno, el Cabildo o los ayuntamientos usen a la Universidad para la toma de decisiones”. De alguna manera ya ocurre: muchos docentes hacen trabajos para administraciones concretas.

Sin embargo, lo que pretende el rector y su equipo es que la Universidad de La Laguna esté presente en el debate cotidiano, que los expertos que tienen sean voces autorizadas en los análisis que se generan en consejerías o consistorios y que se amplifican luego en los medios de comunicación. Tanto Francisco García como Naima Palenzuela consideran que hubo un tiempo en que eso ocurría y hay que recuperar ese protagonismo.