SUCESOS

La abuela condenada a prisión es trasladada al hospital de Fuerteventura

Josefa Hernández
Josefa Hernández. / CHANGE.ORG

La vecina de Betancuria (Fuerteventura) que debía ingresar hoy prisión por no haber derribado su casa ilegal ha sido trasladada al Hospital General de la isla, tras el desfallecimiento que sufrió cuando iba a subirse a un barco hacia Lanzarote para presentarse en la cárcel de Tahíche.

Según ha confirmado a Efe fuentes de su familia en el propio centro sanitario, Josefa Hernández fue atendida en primera instancia en el centro de salud de Corralejo, el más cercano al puerto donde se desmayó, y acaba de ser trasladada a las urgencias del hospital.

Hernández, que está a punto de cumplir 63 años, estaba obligada a ingresar en prisión para cumplir la condena de seis meses de cárcel que le impuso un Juzgado de Puerto del Rosario por un delito medio ambiental, consistente en haber construido su casa en un espacio protegido, el Parque Rural de Betancuria.

Ella alega que ha pagado la multa incluida en la sentencia (700 euros), pero que no ha derribado su vivienda porque no tiene otro lugar al que ir con los cinco familiares que dependen de su pensión: dos hijos (uno discapacitado) y tres nietos menores de edad.

Cuando sufrió el desmayo, Hernández, que es diabética, había cumplido ya más de día y medio en huelga de hambre, una protesta que emprendió el miércoles ante la sede de la Delegación del Gobierno en Fuerteventura para denunciar su situación.

Más de 10.000 ciudadanos han suscrito ya en la plataforma Change.org la solicitud de indulto para Josefa Hernández.