Alberto Bernabé: “Se debe exigir más renovación hotelera en algunas zonas”

Foto FRAN PALLERO
Foto FRAN PALLERO

Después de cuatro años como concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Santa Cruz, Alberto Bernabé regresa al Cabildo, institución en la que, entre 2000 y 2011, estuvo al frente de la entidad Turismo de Tenerife. El político nacionalista, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de La Laguna, se muestra satisfecho con el cambio y con su regreso al ámbito turístico.

-¿Cuáles son sus retos al frente del área de Turismo ahora que regresa tras cuatro años en el Ayuntamiento?

“El reto consiste en que el sector turístico siga siendo la piedra angular del desarrollo de Tenerife. Lo ha sido siempre y aunque pueda resultar contradictorio con otras vertientes de opinión, que abogan por diversificar la economía local, creo que se puede apostar por las dos cosas. Hay que diversificar la economía, pero seguir siendo líderes del sector turístico a nivel mundial. El reto es lograr que el sector siga siendo enormemente competitivo”.

-¿Se arrepiente de haber aceptado la oferta de José Manuel Bermúdez de acompañarle en el Consistorio capitalino?

“No, en absoluto. El Alberto Bernabé de hoy está mucho más curtido y preparado para afrontar las responsabilidades que me ha encomendado el presidente del Cabildo (Carlos Alonso), fruto de una intensísima y dificilísima experiencia en el Ayuntamiento. Cuando sumas y restas me sale una experiencia positiva. Me fui con la sensación del deber cumplido”.

-Pero usted pidió no seguir…

“Más que pedir no seguir la idea era continuar en otro sitio. Mi pasión era el turismo y me siento más identificado con el trabajo en la política en este sector que con la hacienda local. Ahora, mientras tuve esa responsabilidad mi compromiso fue absoluto”.

-¿Aprecia un cambio en el área motivado por el cambio de presidente?

“El área de Turismo ha incluido en sus competencias mayor peso en materia de conectividad, la estrategia Why Tenerife y la internacionalización y acción exterior. Es un maridaje que funciona muy bien. Esa visión más integradora con la acción exterior es un paso que se ha dado hacia adelante este mandato y pretendo continuar”.

-Nombraba la conectividad como una de las claves. ¿Qué rutas tendremos en los próximos meses y en qué se está trabajando?

“Sobre todo en llegar a aquellas ciudades con las que no tenemos conexión. Hay una demanda, en la que estamos trabajando, que es que el aeropuerto del Sur tenga conexiones con la Península, básicamente Madrid y Barcelona. Como reto a medio plazo uno de los proyectos en el que vamos a seguir insistiendo es abrir una ruta con Nueva York, que se está gestando lento pero seguro. Espero que logremos ampliar el abanico de mercado que hoy es básicamente europeo. Estamos dando pasos en África y el siguiente será Estados Unidos”.

-Cambiando de tercio, ¿cómo está transcurriendo el verano en cuanto a cifras turísticas?

“Lo vamos a acabar en positivo. Será un buen verano, porque aunque en el acumulado del año estamos casi ras con ras con 2014, que ya fue un buen ejercicio, el mercado peninsular es el que mejor nos está yendo, con un incremento de entre el 5% y el 6%. Creemos que el turista nacional va a ser el que justifique un resultado positivo en verano, será el que mejor funcione”.

-¿Será 2015 el año de la recuperación del turista nacional?

“Sí, sin duda. El hecho de que otra vez haya un operador que vuele con la Península en invierno, nos puede dar más competitividad en la temporada, en la que somos un producto estrella”.

-¿Las estimaciones para el año serán similares a las de 2014?

“Creo que podemos aspirar a mejorar levemente esos más de 5,1 millones de visitantes. Dependerá del invierno, pero somos optimistas”.

-¿Los acontecimientos en el mundo árabe podrían volver a tener un efecto positivo para la Isla con la atracción de visitantes?

“Me gusta pensar que tenemos capacidad propia para desarrollar un producto líder. No creo que debamos incorporar como un factor de nuestra competitividad lo que suceda en otros sitios, sino lo que aquí sucede. Hay que trabajar la estabilidad propia, ahora bien, de haber esa inestabilidad, Tenerife está ahí para ofrecer un destino”.

-Ahora que están permitidas las bodas en la playa, ¿se plantea potenciarlo como producto turístico?

“Absolutamente. Si tenemos un factor diferencial con respecto a otros destinos es la posibilidad de disfrutar de la playa en invierno. Es un producto imbatible. Encontrar un equilibrio de poder usar ese recurso, que no lesione los intereses de quien quiere disfrutar de la playa de día, y que se garantice que no se machaca el espacio natural, parecía lógico. Debemos ser capaces de compatibilizar nuestro entorno natural con un recurso económico fantástico como el turismo y su necesidad de encontrar nuevas experiencias. No solo lo planteamos como un recurso de turismo de bodas o eventos, sino para el segmento de congresos. Poder ofrecer una cena, un evento en la playa, de noche en Tenerife es un icono que puede ser realidad para turistas o congresos, que tiene un valor enorme y es un elemento novedoso de competitividad. Detrás de este desbloqueo solo auguro buenas noticias y ventajas para la economía local”.

-¿Se está abriendo un nuevo panorama de mejora para la planta alojativa insular?

“En general sí, pero creo que hay zonas donde debemos ser más exigentes, por ejemplo Puerto de la Cruz. La edad media es muy superior a otros ámbitos. Superados los problemas urbanísticos para rehabilitar, pensamos que no hay excusa, excepto que no haya economía. El sector público está haciendo los deberes para que se produzca la inversión en los alojamientos. El mercado lo exige y se dan las circunstancias”.

-En general, ¿cuál es la asignatura pendiente de Tenerife como destino turístico?

“Pienso que asignatura pendiente como tal no hay. El destino a nivel global es de calidad. Queremos que el turista se mueva y descubra los pueblos, el patrimonio histórico, natural, tradiciones, parques temáticos, gastronomía y que aumente el gasto y se distribuya por toda la Isla. Uno de los retos es lograr que el sector turístico no se circunscriba a las zonas turísticas, sino que el destino sea toda la Isla”.

-Ya por último, díganos un proyecto que tenga especial interés en sacar adelante este mandato…

“Hemos aprobado una moción para hacer un plan plurianual en el litoral. Plantea una batería de 139 pequeñas actuaciones. Me parece bonito regenerar o crear 139 sitios para acceder al mar. Es un producto que puede ser un elemento muy atractivo para el turista y producir un efecto muy positivo. Si lo tiene que financiar el Cabildo solo lo hará, pero pensamos que se pueden sumar otras administraciones”.