VÍDEOS

Los Ángeles (California) protege sus embalses con bolas de plástico

Millones de bolas de plástico contra la sequía en California

Los Ángeles (California) lleva sufriendo una dura sequía desde hace años. Este hecho ha obligado a la administración local a tomar cartas en el asunto y buscar una solución eficaz e ingeniosa para sus embalses. Su objetivo: solucionar la situación de todas sus balsas, que siempre se encuentran en niveles alarmantes, casi vacíos, y, de camino, controlar las concentraciones de bromato, fruto de las radiaciones solares y la poca cantidad de agua. Si se tiene en cuenta que el bromato es un compuesto químico que podría tener efectos cancerígenos, la solución para el problema del agua se vuelve fundamental.

El Ayuntamiento de Los Ángeles planteó en un primer momento extender una lona sobre los embalses para que el sol no evaporara el agua. Pero el proyecto fue desechado cuando se dio a conocer el presupuesto: unos 300 millones de dólares. Entonces, se postuló la idea de utilizar unas pequeñas bolas de plástico negras  flotantes que cortan el paso de la luz solar. Las bolas, además, protegen el agua del polvo, la fauna y las reacciones químicas causadas por el sol. Y como no iba a ser de otra manera, también evitan la evaporación del agua.

Cada bola tiene un coste de 36 céntimos de dólar, y por ejemplo, el embalse de Sylmar, uno de los barrios más septentrionales de Los Ángeles, necesitó de 96 millones de bolas. Estas tienen 10 centímetros de diámetro, están fabricadas en polietileno negro, selladas herméticamente y tienen en su interior una pequeña cantidad de agua que actúa como lastre, para evitar que se desplacen ante una racha de viento.

Lo dicho, una idea eficaz e ingeniosa para solucionar un problema que no solo afecta a California, también a otras ciudades del mundo, Canarias entre ellas (aunque las balsas de Tenerife se encuentran al 67%, un buen dato en comparación con los de hace dos años). Un ejemplo a seguir.