LA LAGUNA

El Ayuntamiento no pagará para ampliar la depuradora de la capital

El primer teniente de alcalde y concejal de Aguas, entre otras áreas, del Ayuntamiento de La Laguna, Javier Abreu, afirmó ayer que si la estación depuradora de Santa Cruz no está tratando las aguas residuales que se envían desde el municipio, pedirán “las responsabilidades oportunas”, y enfatizó que el Consistorio no va a pagar “ni un duro más” para la ampliación de la estación de la capital tinerfeña.

Abreu respondió así a una información reciente en la que se ha dado a conocer que Emmasa, la empresa mixta que gestiona la depuradora de Buenos Aires, en Santa Cruz, está vertiendo al mar aguas residuales sin tratar. Esto ha provocado que el Gobierno de Canarias haya comunicado al Ayuntamiento capitalino la apertura de un expediente para modificar la autorización concedida para poder verter aquellas aguas que no podían ser bombeadas desde la estación de Cabo Llanos a la depuradora. Un bombeo que en la práctica, según confirmó Emmasa, no se produce por la falta de capacidad de la depuradora, lo que ha llevado a verter al mar todas las aguas residuales de la parte baja de Santa Cruz, más de lo autorizado. Además, la UE ha abierto otro expediente sancionador, en este caso a España, por el mismo motivo.
El expediente de la Viceconsejería de Medio Ambiente puede quedar en suspenso si el Ayuntamiento elabora un plan de actuación, a ejecutar en tres años, para corregir las deficiencias, aunque el principal inconveniente es buscar la financiación necesaria para ampliar la estación de Cabo Llanos y la depuradora de Buenos Aires. En los informes de Servicios Públicos se establecen distintas formas de financiación, como que los municipios que depuran sus aguas residuales en Santa Cruz, La Laguna y El Rosario, aporten parte del gasto.

Servicios jurídicos

“Si la información que se ha publicado es correcta, pediremos las responsabilidades oportunas. Esto no puede quedar así porque los ciudadanos de La Laguna pagan mucho dinero para depurar sus aguas antes de verterlas al mar”, afirmó Abreu, quien añadió que, en estos momentos, los servicios jurídicos están requiriendo y analizando la documentación a las diferentes administraciones para, el próximo mes de septiembre, “tomar todas las decisiones oportunas”. Además, el concejal enfatizó que la responsabilidad de la ampliación de la planta es del Ayuntamiento de Santa Cruz “porque ha estado cobrando a los ciudadanos” para prestar el servicio y modernizarla, “y si no lo ha hecho es su responsabilidad, nosotros, desde luego, no vamos a pagar ni un duro más, excepto que incrementemos nuestro volumen de agua. No vamos a pagar algo que no nos corresponde y que, además, ya se le ha cobrado a los ciudadanos”. En este sentido, Abreu recordó que cuando el PSOE asumió el área de Aguas del Ayuntamiento lagunero, en 2011, se corrigió el pago a Santa Cruz por este servicio de depuración de aguas, pasando de una contrafactura anual de unos 600.000 euros a un contrato con Emmasa de 1.200.000 euros anual. “Eso conllevó
-explicó- que hubo que incrementar la factura del agua a los ciudadanos, en lo referente a depuración y alcantarillado”.

El edil destacó que, por el contrario, el Ayuntamiento de La Laguna sí ha invertido en modernizar la depuradora de Punta del Hidalgo, que “cumple muy por encima de lo que marca la normativa europea”, enfatizó.

Abreu abogó, además, por que el Consejo Insular de Aguas, dependiente del Cabildo de Tenerife, asuma la gestión de esta depuradora de la capital.