SANIDAD

El brote de ébola en África causó más de 500 muertes de profesionales sanitarios

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha destacado el “importante” papel que jugaron los profesionales sanitarios en el reciente brote de ébola que ha afectado a África occidental, y recuerda que provocó 875 casos en este colectivo de los que más de la mitad, 509, acabaron falleciendo.

Con motivo del Día Mundial de la Asistencia Sanitaria celebrado este miércoles, 19 de agosto, y cuando se va a cumplir un año del peor momento de este brote, este organismo de Naciones Unidas ha recordado que los profesionales que actúan en crisis humanitarias están “en primera línea” prestando servicio a otras personas, “sin importarles raza, color, nacionalidad ni los peligros para su propia vida”.

Y el caso del brote del ébola, que afectó fundamentalmente a Guinea, Liberia y Sierra Leona, fue un ejemplo de este compromiso, recuerda la OMS, ya que colaboraron “no solamente médicos y personal de enfermería, sino también trabajadores de otras categorías, como conductores de ambulancia, personal de limpieza e integrantes de los equipos de inhumación”.

Además, también han recordado que desde 2014, más de 603 trabajadores sanitarios han muerto y más de 950 han resultado heridos en agresiones violentas durante emergencias humanitarias en 32 países.

En este sentido, ha destacado el apoyo que ofrecen para contribuir en la erradicación de la polio, lo que ha supuesto que más de 100 trabajadores sanitarios y personal acompañante que trabajan para conseguirlo hayan sido asesinados o heridos. Solamente en Pakistán, 32 trabajadores sanitarios han sido asesinados y 15 heridos.

Pero estas emergencias, además de pérdida de vidas, también provocan daños en centros sanitarios que quedan inservibles para quienes necesitan atención médica.

LAS CRISIS HUMANITARIAS DEBILITAN LOS SISTEMAS DE SALUD

“En emergencias prolongadas, las agresiones socavan unos sistemas de salud ya debilitados y privan a la población afectada –madres, padres, niños y bebés– de tratamientos que necesitan con urgencia y que pueden salvarles la vida”, ha destacado la OMS en su página web.

Además, recuerdan que recomponer el sistema sanitario de un país puede llevar años, y durante ese tiempo muchas personas no tendrán atención médica, lo que tiene “efectos a largo plazo en el desarrollo socioeconómico”.

Por ello, la OMS recuerda a todas las partes en países en conflicto que tienen la obligación ética y jurídica de proteger a los servicios médicos en virtud del derecho internacional humanitario, y hacen un llamamiento a todas las partes y personas a respetar y proteger la integridad de los sistemas de salud, y a velar por la seguridad de los pacientes, los trabajadores sanitarios y los establecimientos de salud.