TENERIFE

El Cabildo, con la asociación de apoyo a enfermos de Alzheimer

La vicepresidenta y consejera de Acción Social del Cabildo de Tenerife, Cristina Valido, así como la directora y la gerente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), Juana María Reyes y Ángeles Arbona, respectivamente, se reunieron recientemente con los representantes de la Asociación de Familiares para Enfermos de Alzheimer de Tenerife (Afate), en el marco de una serie de reuniones que está llevando a cabo la nueva dirección del organismo autónomo con el fin de conocer la situación y proyectos de colectivos sociales de la Isla.

En concreto, la Corporación mantiene una línea de colaboración con Afate, quien gestiona, entre otros, un recurso sociosanitario de atención diurna, con el nombre de Isidro Rodríguez, en el que, en virtud de un convenio de colaboración firmado con el IASS, se financian 20 de sus plazas con cargo al convenio de dependencia firmado entre la Comunidad Autónoma y el Cabildo de Tenerife.

Además, Afate forma parte del Anillo Insular de Políticas Sociales del Cabildo, incorporación que les permitió ampliar sus servicios al deterioro cognitivo leve, demencia que las personas mayores que viven solas tienen mayor riesgo de padecerlo, así como conocer a otras entidades y trabajar de forma coordinada.

Desde la asociación desarrollan un plan de trabajo con cada persona y se apoyan en un equipo que va rotando, atendiendo de forma grupal e individual en cada unidad o, cuando es necesario, se desplazan a domicilio, siendo en todo caso un servicio gratuito. Cuando las personas precisan atención específica entonces asesoran a sus familias. Desde el IASS destacan que existe una gran demanda ya que la prevalencia de la enfermedad es alta en Canarias debido al alto número de personas con diabetes e hipertensión.

Desde 1995

La Asociación de Familiares y Cuidadores de enfermos de Alzheimer y otras demencias seniles de Tenerife se fundó en junio de 1995 bajo la dirección de don Isidro Rodríguez Castro, con el objeto de apoyar, informar y ayudar tanto a las personas con enfermedad de Alzheimer u otras demencias, como a sus familiares y cuidadores.

Desde su fundación, la asociación lucha por desarrollar y lograr recursos encaminados a aliviar la sobrecarga del cuidador principal, figura encargada de asegurar todas las necesidades emocionales, afectivas, sociales, económicas, etcétera, que las personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer u otras demencias necesitan. Dichas necesidades se encuadran en el entorno familiar, lugar donde se desarrollan y conviven, en su mayoría.

En diciembre de 1996 se inaugura la sede de la asociación en un local cedido por el Ayuntamiento de La Laguna y ubicado en la plaza de Ana Bautista. La disponibilidad de este inmueble hace que se puedan desarrollar actividades como cursos de formación a familiares, grupos de autoayuda, valoración de enfermos y familias, etcétera.

Programas y centros

Con la ayuda de neurólogos, terapeutas, pedagogos y psiquiatras, financiados por el Cabildo de Tenerife, en 1998 Afate lleva a cabo un programa pionero en España, Terapia cognitiva para enfermos de Alzheimer en una fase inicial de la enfermedad. Más tarde se crea el servicio de fisioterapia en domicilio, financiado por el Ayuntamiento de La Laguna. Asimismo, se inician programas de voluntariado, ayudas técnicas, préstamos de libros para difundir e informar diversos aspectos de la enfermedad.

En el año 2000 se inauguró el Primer Centro de Día para enfermos de Alzheimer en Canarias, en el barrio de Añaza, que da servicio a 25 enfermos y es financiado por la Consejería de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias. En el Centro para Mayores Isidro Rodríguez se desarrolla, a partir de 2003, el segundo programa de Centro de Día que atienden a 35 usuarios, de los que 20 se prestan en virtud del convenio con el IASS.

Degenerativa, progresiva e irreversible

El Alzheimer fue descrita en 1906 por Alois Alzheimer, psiquiatra y neurólogo alemán, tras estar varios años estudiando a una paciente. Es una enfermedad neurodegenerativa, lo que significa que las neuronas se degeneran (se deterioran en su estructura o funcionamiento) o mueren; y además es progresiva, con lo que el el daño que produce cada vez es mayor, e irreversible, por lo que, de momento, no hay curación y no es posible recuperar los daños que va causando en el cerebro. Al ser una demencia están afectadas la memoria, la comprensión, el razonamiento y el juicio.

Los primeros síntomas aparecen y evolucionan de una manera distinta en cada persona, pero generalmente comienzan con dificultad para recordar hechos recientes, aprender cosas nuevas, expresar sus emociones o para mantener una conversación, entre otras.