tenerife

El Cabildo gestionará la depuradora de Santa Cruz antes de final de año

N. Torres / Y. Rozas | Santa Cruz de Tenerife

El Cabildo de Tenerife se hará cargo de la gestión de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Santa Cruz de Tenerife ubicada en el barrio de Buenos Aires antes de que finalice el año. Este el principal resultado de la reunión que mantuvieron ayer con la Corporación insular los alcaldes de los tres municipios implicados: José Manuel Bermúdez (Santa Cruz), José Alberto Díaz (La Laguna) y Escolástico Gil (El Rosario). Así lo confirmó el alcalde capitalino al término de la reunión, explicando Bermúdez que se había llegado a tres acuerdos para hacer frente al problema de la falta de capacidad de la depuradora de Santa Cruz, el mismo que ha llevado al Gobierno de Canarias a abrir un expediente al municipio por los vertidos al mar en Cabo Llanos al no poder bombear a la EDAR de Buenos Aires.

Según detalló Bermúdez, “hemos solicitado al Consejo Insular de Aguas que se haga cargo de la gestión de la depuradora cuanto antes porque se trata de un servicio supramunicipal y lo que no es lógico es que sea Santa Cruz el que gestione una infraestructura que presta la mayor parte de su capacidad a otros municipios”. El alcalde detalló que esta gestión tendrá que plasmarse a través de un convenio en el que participen los tres municipios conjuntamente con el Cabildo. “Tendremos que buscar la fórmula jurídica adecuada para que el Cabildo o el Consejo Insular de Aguas se hagan cargo de la depuradora”.

Bermúdez recordó que la Corporación insular ya gestiona otras tres depuradoras consideradas supramunicipales por dar servicio a varios municipios, por tanto, “el convenio puede ser similar al que ya tiene el Cabildo con estas infraestructuras”.

En cuanto a la relación con Emmasa, el alcalde capitalino señaló que lo lógico y lo legal es que el Consejo Insular de Aguas subrogue el contrato con la empresa que en estos momentos está gestionando el servicio de depuración de aguas de los tres municipios. Por tanto, el dinero que ahora pagan La Laguna y El Rosario a Santa Cruz por la depuración del agua pasarían a abonarlo al Cabildo tinerfeño a través del citado convenio, al igual que Santa Cruz, que también ingresaría la parte correspondiente a la depuración de su agua a la Corporación insular. El alcalde de Santa Cruz detalló que se trabajará para que este traspaso de gestión se produzca antes de que acabe el año, “lo que ha cambiado es que ahora el Cabildo tiene la voluntad inmediata de asumir la depuradora”.

Plan de etapas

Una vez puestos de acuerdo en este punto, ayuntamientos y Cabildo también acordaron, según detalló Bermúdez, encargar al Consejo Insular de Aguas que elabore un plan de etapas para presentar al Gobierno de Canarias, con la finalidad de que, mientras llega la obra de ampliación, “la consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias nos autorice a seguir vertiendo el sobrante del agua de la estación de bombeo de Cabo Llanos al mar, tal y cómo veníamos haciendo hasta ahora”.

Ante el sobrecoste que este plan de etapas podría suponer a la hora de adaptar las actuales instalaciones para poder seguir vertiendo al mar las aguas residuales previamente tratadas, el alcalde señaló que lo lógico sería que ese sobrecoste fuera asumido por los tres ayuntamientos.

Bermúdez señaló que, aunque esta reunión no es la solución definitiva al problema con la depuradora, “es el inicio de un camino”, una senda en la que, matizó, “Santa Cruz va a seguir insistiendo en que sea el Estado el que se haga cargo de solucionar el problema asumiendo la obra lo antes posible y si es declarando la emergencia mejor”.
Aguere
Para el alcalde de La Laguna, el nacionalista José Alberto Díaz, la reunión mantenida ayer resultó “satisfactoria”, ya que todas las administraciones implicadas se “han puesto de acuerdo en el camino” a emprender para solucionar este problema, aunque aún falta por abordar los detalles, que, avanzó, se concretarán en próximos encuentros.

Díaz, al igual que Bermúdez, mostró su conformidad con que el Cabildo asuma la gestión de la depuradora, así como con que se solicite al Estado la declaración de emergencia de las obras de ampliación de la infraestructura para que se inicien cuanto antes y sea el Gobierno central el que las financie.

Sin embargo, en el apartado de la posible asunción de los sobrecoste del plan de etapas a elaborar por el Consejo Insular de Aguas, apuntó que en el encuentro no se habló “nada” sobre la posibilidad de que La Laguna y El Rosario financien cualquier trabajo necesario en la instalación, tema que se había convertido en uno de los puntos más polémicos del debate de la pasada semana.

Declaración de emergencia para la obra

La reunión entre las administraciones implicadas en el problema de la depuración del agua del área metropolitana también sirvió para acordar que se solicitará al Estado que proceda a licitar y ejecutar este mismo año la obra de ampliación de la depuradora. Para ello se acordó además que, dado el problema medioambiental que está generando la falta de capacidad de la infraestructura, se declare la emergencia de la obra con el fin de que se realice lo antes posible. “Pediremos al Gobierno central que incluya dentro de los Presupuestos Generales del Estado una partida destinada a estas obras, puesto que ahora no figura ninguna”.

El Estado avanzó a principios de este año que se haría cargo de la ampliación de la depuradora de Santa Cruz, valorada en unos 20 millones de euros. Sin embargo, hasta el momento no se ha producido ningún anuncio de licitación de la obra, entre otras cosas, porque, según informó el Cabildo esta misma semana, se está revisando el proyecto, puesto que había que actualizarlo, algo que podría elevar hasta los 30 millones la obra en cuestión. Detalló el Cabildo que están “a la espera” de que el proyecto pueda cerrarse y, de esa manera, sacarse a exposición pública para iniciar la licitación. Y es que, tras el estudio enviado, el Ministerio de Agricultura y Aguas realizó unas valoraciones que se están corrigiendo. De aquí a final de mes se mandará otra vez para que el Ministerio saque a exposición pública y a licitación la redacción del proyecto y obra.