GRANADILLA DE ABONA

El Caserío sobre la Fuente, reflejo de la vida rural de las medianías

El Caserío sobre la Fuente está ubicado al este del casco urbano de Granadilla. / DA
El Caserío sobre la Fuente está ubicado al este del casco urbano de Granadilla. / DA

El Caserío sobre la Fuente, ubicado al este del casco urbano de Granadilla de Abona, es uno de los mejor conservados de la Isla no solo en cuanto al estado de sus pocas viviendas, sino también como fiel reflejo de cómo era la vida rural hasta hace pocas décadas en las medianías del sur de la Isla. Este conjunto, que es Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Sitio Etnológico, contiene todos los elementos característicos y representativos de la cultura campesina, entre ellos, las zonas de cultivo abancaladas y en las que se han empleado jable, elemento característico de las comarcas de Chasna y Abona.

La delimitación de Bien de Interés Cultural coincide con el perímetro del caserío, concretamente con el grupo de edificaciones, así como el recinto de la Fuente del Lugar, que constituye las piezas más relevantes de ese ámbito.

Esta delimitación se justifica por la necesidad de proteger uno de los caseríos mejor conservados de la Isla, no tanto por el buen estado de las edificaciones, que precisan ser restauradas, sino debido a que apenas han sufrido alteraciones en su configuración tradicional.

Este caserío refleja, como pocos, cómo se desarrolló la vida rural hasta hace pocas décadas en las medianías del sur de Tenerife. Abarca también a la Fuente del Lugar por constituir un hito histórico y tradicional asociado al origen del caserío y del propio casco urbano de Granadilla de Abona.

El entorno de protección incluye no solo los espacios antiguamente cultivados mediante bancales y que contribuyen a la mejor comprensión de las formas de vida rurales, sino también las infraestructuras agrarias.

Antiguos habitantes
Se destaca en el expediente de Bien de Interés Cultural que se trata de un escenario escasamente transformado de asentamiento tradicional que está asociado a los usos y actividades desarrollados por los antiguos habitantes del caserío.

El topónimo deriva de su emplazamiento por encima de la Fuente del Lugar, en el barranco del mismo nombre y que era un punto de aprovisionamiento de agua que, sin duda, sirvió de acicate para que se instalará el primer grupo humano en la zona y que, posteriormente, daría lugar al núcleo inicial de La Granadilla, cuya fundación se atribuye históricamente al portugués Gonzalo González Zarço.

No obstante existe otra tradición que vincula el primer poblamiento humano con la construcción de la ermita de Santa Lucía, en la parte alta del casco, y la génesis de un asentamiento incipiente junto al tramo del Barranco de la Fuente.

Usos agrarios

En los alrededores del caserío existe un conjunto de infraestructuras agrarias tradicionales que constituyen un magnífico ejemplo de los usos agrarios que se han desarrollado históricamente en este espacio ubicado en las medianías del sur de Tenerife. Aparecen hasta tres hornos destinados al secado de la fruta, uno de ellos de doble boca; un aljibe de cronología imprecisa que contribuye a asegurar el abastecimiento hídrico del conjunto, además de dos eras que conservan su empedrado original y que constituyen un elemento indispensable en el cultivo cerealístico. En el Caserío sobre la Fuente también nos encontramos con diversos pasos estrechos destinados igualmente al pasado de la fruta, especialmente higos. Por último, la zona cuenta con huellas de la utilización del jable en los cultivos agrícolas del Sur.