CD TENERIFE-NÁSTIC DE TARRAGONA

Mal juego y peor resultado en el primer partido en el Heliodoro

FOTO: ANDRÉS GUTIÉRREZ
Segunda derrota consecutiva y el farolillo rojo. Así comienzan la Liga los blanquiazules. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Las dudas y el enfado que la afición blanquiazul mostró tras la derrota que cosechó el CD Tenerife en el primer partido liguero, no hicieron más que incrementarse ayer. Otra vez a los blanquiazules les voltearon un marcador a favor y acabaron perdiendo. Esta vez fue el Nástic de Tarragona, un recién ascendido a la categoría, el que aprovechó los dos únicos disparos que hizo a la portería de Dani, para llevarse los tres puntos.

La primera mitad resultó tediosa. Los dos contendientes se mostraron excesivamente prudentes. Esa prudencia se alargó demasiado y las imprecisiones se sucedieron, por lo que era imposible elaborar una jugada ofensiva con algo de acierto.

A los blanquiazules les costó coger el ritmo de partido. De hecho, ni siquiera llegaron a probar al guardameta Reina durante los primeros 45 minutos.

Tardaron hasta un cuarto de hora los de Agné para llegar a los dominios tarraconenses, aunque esa jugada solo culminó en un saque de esquina que no dejó consecuencias.

Lo más destacado del primer acto, en el plano ofensivo, fue un centro originado en el carril diestro que acabó en las botas de Abel. El canterano probó fortuna con un disparo ajustado al segundo palo que se marchó fuera. Sucedió en el minuto 19.

Lozano dejó muestras de su carácter y forzó dos cartulinas amarillas que vieron Rocha (min. 31) y Tejera (min. 33).

El delantero hondureño mostró casta y buen hacer en la delantera. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
El delantero hondureño mostró casta y buen hacer en la delantera. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

El preparador de los blanquiazules no veía las cosas claras y ya en el minuto 34 puso a calentar a Cristo González, Omar Perdomo y Nano. Después de eso, nada destacable sucedió hasta que el colegiado pitó el final de la primera parte.

Una vez que los jugadores estaban en la caseta, el preparador aragonés decidió sacar del campo a Abel y dar entrada al grancanario Omar Perdomo, para así ganar mordiente ofensiva y deshacer el trivote que había montado en la medular tinerfeñista (Aitor, Vitolo y el propio Omar).

Tras el descanso, el choque se reanudó con mucho movimiento. La primera acción de ataque de los locales la generó Choco Lozano con un buen pase que cabeceó mal Pedro. Detuvo Reina sin problemas.

Justo a continuación, un fallo defensivo de la zaga visitante lo aprovechó el hondureño tras un rebote para meter la puntera y marcar por encima del portero del Nástic. Fue el primer gol del delantero con la camiseta del CD Tenerife.

En el minuto 61 el reaparecido capitán Suso Santana tuvo en sus manos el 2-0. Un buen pase de Lozano lo plantó solo delante de Reina. El de Taco se entretuvo demasiado y un contrario que llegó desde atrás impidió que su disparo desde la frontal fuera entre los tres palos. Fue una buena ocasión que se marchó al limbo cuando se cumplía una hora del segundo acto. El córner se resolvió con otra acción de peligro que también pudo acabar en gol, pero que con fortuna se resolvió bien para los intereses del Nástic.

Precisamente el equipo recién ascendido apenas se había acercado a la meta defensiva por Dani. Su primera aproximación fue en el minuto 58 con un disparo por encima de la portería tinerfeña. Pero poco después, en el 66, Pedro Marí, con un disparo cruzado en semivolea dentro del área, culminó un pase de Rayco. Empataba el duelo el Nástic.

Agné movió el banquillo y sacó a Cristo, en lugar del mejor de los blanquiazules, Lozano, y posteriormente a Aurtenetxe por Suso. Así tampoco ganó el Tenerife en profundidad.

La debacle tinerfeña llegó en la recta final del encuentro. Emaná había entrado al campo desde hacía algunos minutos y era una constante fuente de peligro para la zaga tinerfeña. El ex del Betis volvió loco a los medios y zagueros tinerfeñistas, mientras que la escuadra local sufría ante su rival. Aturdido por el empate, el Tenerife entró en un quiero y no puedo enfilando la recta final del partido.

Fue el conjunto catalán el que no se conformó con el empate y puso mucho más énfasis para voltear la contienda. El gol del triunfo visitante se originó con un centro preciso desde la derecha de Ferrán. Jean Luc Assoubre se adelantaba a Raúl Cámara en el salto y, de cabeza, anotó a seis minutos para el final el tanto de la victoria. El Heliodoro Rodríguez López enmudeció en parte, mientras que otro sector de la grada empezó a pitar a sus jugadores, pero, especialmente, a su entrenador.

Un nuevo error individual que condenó a los chicharreros y que los sitúa como colistas de la Segunda División después de dos derrotas en otras tantas jornadas.

FOTO: ANDRÉS GUTIÉRREZ
FOTO: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Ficha técnica:

1. CD Tenerife: Dani Hernández; Cristian García, Germán, Carlos Ruiz, Raúl Cámara; Vitolo, Aitor Sanz; Suso Santana (Aurtenexe, min. 76), Abel (Omar Perdomo, min. 46); Lozano (Cristo González, min. 66) y Pedro Martín

Entrendor: Raúl Agné

2. Gimnástico de Tarragona: Reina; Gerard Valentín, Xavi Molina, Pablo Marí, Mossa (Emaná, min 55); Rocha, Sergio Tejera (Fali, min. 46); Assoubre, Ferrán; Rayco y De Groot (De la Espada, min. 83).

Entrenador: Vicente Moreno.

Goles: 1-0. Min. 48: Choco Lozano; 1-1. Min 61: Pablo Mari; y 1-2. Min. 84: Assoubre.

Árbitro: José Luis Munuera Montero (Comité Andaluz). Amonestó a los locales Aitor Sanz, Cristian García, Germán, Carlos Ruiz y Raúl Cámara; y a los visitantes Rocha y Tejerar.

Incidencias: Encuentro disputado en Heliodoro Rodríguez López, de la capital tinerfeña, ante 9.174 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los accionistas, abonados y aficionados del CD Tenerife fallecidos durante la pasada temporada.