LIGA ENDESA

Una competición incierta

El Ourense confía en jugar en Liga Endesa la próxima temporada y ya trabaja en la confección de su plantilla. / pedro agrelo
Primer partido de ascenso a la ACB entre el Breogan y el Ourense.
First promotion match to ACB between Breogan and Ourense.

Desde que el Consejo Superior de Deportes (CSD) diera la razón al Ourense en su litigo con la ACB, muchos han sido los interrogantes que continúan sin respuesta. La asociación de clubes solo ha acertado a mostrar su “absoluta disconformidad” con la decisión del CSD, pero lo cierto es que, a mediados de agosto, aún no se sabe ni siquiera el número de equipos que tomarán parte en la próxima Liga Endesa.

La ACB ya se llevó un duro revés el verano pasado, cuando se vio obligada a inscribir al Bilbao Basket y nuevamente la asociación entiende que la sentencia del CSD incurre con su normativa establecida en los Estatutos y Reglamentos lo que, según el comunicado emitido, generaría “una grave inseguridad jurídica tanto en la aplicación de las normas de control económico de los clubes como en los procesos de ascensos y descensos”.

Con todo, en Ourense se preparan para su ascenso administrativo. Componiendo la plantilla de cara al próximo curso con Gonzalo García de Vitoria en el banquillo, el club ya cuenta con los apoyos necesarios, tanto públicos como privados, y se dispone a poner en marcha su campaña de abonados. Antonio Gavilanes, su presidente, señaló en el diario La Región que trabajan “para ser de ACB” sabiéndose amparados por el CSD.

La solución más sencilla parece una liga de 19, pero esa opción llega justo en el peor momento. El próximo Eurobasket concluirá el 20 de septiembre, solo cinco días más tarde el Real Madrid jugará la Copa Intercontinental, a lo que hay que sumar la Supercopa ACB y la Copa del Rey una vez comenzada la Liga Endesa. Teniendo en cuenta la participación de clubes en Euroliga y Eurocup las fechas parecen demasiado ajustadas, por lo que la ACB tendrá un problema importante.

La otra posibilidad, que parece remota, sería descender al Fuenlabrada tras haber sido recuperados este mismo verano. Los madrileños, al igual que el Ourense, dicen estar tranquilos, aunque a la espera de conocer la decisión final.

Mientras, el CB Canarias continúa al margen de todo este asunto. Nadie se ha dirigido a ellos aún, a pesar de que, debido a la insularidad, cualquier alteración en las fechas les resulta doblemente perjudicial.

Ascenso deportivo. La del Ourense no era la mejor plantilla, pero sí una de las mejores que compitió. Melilla, Lleida y Breogán cayeron ante los ourensanos en las eliminatorias por el ascenso en las que solo cedieron un encuentro en la final, frente a los lucenses, que concluyó con un agónico 3-2. La idea es mantener el bloque de ese ascenso.

Apoyo público. El Ourense logró aunar a todas las fuerzas políticas para luchar por el ascenso. Ayuntamiento, Diputación y Xunta dejaron claro su apoyo, algo que le faltó, por ejemplo, al Burgos, y que recuerda a lo que sucedió en su día, con el ascenso del CB Canarias.

El pabellón, clave. Además de la ayuda de las instituciones, resultó clave que el CSD admitiera como aval necesario para sacar al club de su causa de disolución la cesión de la Diputación Provincial de Ourense del pabellón Paco Paz hasta 2070, estimada en 1.275.000 euros. La ACB se negó a aceptarlo, pero ha tenido que asumir la sentencia del CSD.

El Caso Obradoiro. Es inevitable recordar lo ocurrido en el curso 89/80, cuando el cuadro santiagués reclamó alineación indebida de un jugador del Júver Murcia. La reclamación fue desestimada por vía deportiva y se trasladó a los tribunales. Tras más de quince años de pleitos, el 27 de noviembre de 2007 el Tribunal Supremo dio la razón al equipo gallego que tuvo que ser admitido en la ACB.