superconfidencial

Demagogos impresentables

1. Protesta el obseso de Sánchez, y pide reunión de la Diputación Permanente del Congreso, y protesta su mayordomo Antonio Hernando, por la designación de José Ignacio Wert, ex ministro de la cosa, como embajador ante la OCDE. ¿Ya no recuerdan ellos lo que hicieron con Bibiana Aído y con Leire Pajín, enviadas a organismos internacionales con sueldos millonarios, una a la ONU y otra a la Organización Panamericana de la Salud, en tiempos del inefable Zapatero? ¿Tampoco recuerdan lo que hicieron con aquella Magdalena Álvarez, inspectora de Hacienda, elevada a ministra y luego mandada al Banco Europeo de Inversiones, con un sueldo mucho más alto que el que va a cobrar Wert en París? Estos dirigentes del PSOE no sólo son unos caraduras y unos demagogos irredentos, sino que dan la imagen de impresentables ante la opinión pública y, sobre todo, de desmemoriados. Tiene tal obsesión con Rajoy el tal Sánchez que sus comentarios ya rayan en el ridículo. Y no digamos los de sus ayudas de cámara, a cual más patético.

2. La crisis del PSOE ya no es de votos, que también, sino de ideas. Basan los nuevos dirigentes su actuación en los presuntos fallos de los demás para caerles encima. Pero no aportan absolutamente nada. Yo cada vez que escucho al crispado Sánchez tengo la sensación de que se ha perdido un partido que hace falta en España; en el poder o en la oposición. Qué pena que Felipe ya no tenga edad para liderar al PSOE porque después de él, el caos. Lo siento sinceramente porque algunas veces les voté, pero votaba a personas valiosas que podrían sacar adelante este país. Ahora estos idiotas no tienen capacidad alguna para hacerlo.

3. El PSOE tiene la gran responsabilidad ante sus votantes de regenerar sus ideas y de sacudirse sus complejos que le llevan a ser remolque de la derechona. Pero así, no. Así lo que consigue es hacer el payaso. En vez de estar contentos porque Wert, que fue un desastre como ministro, se vaya, pues no, ahora, a darle en los lomos, olvidándose de que el partido hizo lo mismo con aquellas dos catalinas y con la ministra que se trabucaba al hablar. Venga, hombre, váyanse por ahí.
chaves@radioranilla.com