MOTOR

Elba Correa: “Quiero hacerlo lo mejor posible”

Primer plano de la tinerfeña Correa en el Dacia Sandero, junto a la copiloto Angélica Camacho. / DA
Primer plano de la tinerfeña Correa en el Dacia Sandero, junto a la copiloto Angélica Camacho. / DA

La tinerfeña Elba Correa Luis sigue en una nube tras ser elegida para el equipo Mujer y Motor, que disputará cinco pruebas del Campeonato de España de Rallys de Asfalto con el Dacia Sandero N3, la primera, el 22 de agosto en el Rally de Ferrol.

Correa se desplazó hace unos días a Madrid, acompañada por su hermana Laura, para participar en el segundo test organizado por la Federación Española junto a Renault Sports y bajo la supervisión de Carlos del Barrio y Alberto Monarri. En el asiento derecho se sentó Angélica Camacho, que será su nueva copiloto tras la baja de la ganadora Adriana Álvarez. Juntas trabajaron durante más de cuatro horas en el tramo de La Cabrera.

El tándem comenzó a entenderse a la perfección y sus rostros reflejaron la ilusión y la motivación con la que pretenden aprovechar al máximo esta oportunidad que se le ha presentado gracias al programa Mujer y Motor de la Real Federación Española de Automovilismo.

Ya de regreso a Tenerife, Correa señaló que “las pruebas han estado muy bien, al principio con Angélica hicimos la toma de notas y nos conocimos un poco más. Las primeras reacciones del Dacia en un tramo son positivas, es cómodo y fácil de llevar”, afirmó la tacorontera. “Estoy aprendiendo mucho. En primer lugar, a trabajar y formar parte de un equipo, ya que es nuevo para mí, adaptarme a las normas, a los planteamientos de un equipo. Tanto mi copiloto como yo somos novatas, así que estamos aprendiendo juntas, disfrutando de la experiencia y aprendiendo lo más rápido posible pues no hay mucho tiempo para hacerlo. Y deseo que todos estén contentos con nuestro trabajo”.
Esta tinerfeña de 20 años está dispuesta a trabajar duro los próximos días para estar a tope en la primera cita que disputará del Campeonato de España. “Para mí es un sueño que haya surgido esta oportunidad de disputar cinco pruebas del Nacional, y ahora solo estoy centrada en hacerlo lo mejor posible. Sería increíble que el próximo año pudiera volver a correr en Tenerife o más aún si pudiera salir alguna experiencia fuera”. En el certamen nacional, Opel y Renault cuentan con equipos femeninos, sin embargo Elba quiere ir paso a paso. “Actualmente estoy muy contenta con esta oportunidad que me han dado y ahora mismo solo puedo pensar en esto”.

Del Rally del Ferrol, que se disputará los días 22 y 23 de agosto (sábado y domingo), la tacorontera sabe que será una prueba muy complicada. “He hablado con Alberto Monarri -que lidera la Copa Dacia- y me dijo que Ferrol es el rally más complicado del Nacional, que vaya con cuidado y que tome buenas notas. Espero ir unos días antes para que me pueda ayudar. En los tramos habrá barro, humedad y muchos cruces, elementos que no estamos acostumbrados a tenerlos en Canarias”.

A Elba Correa le entró el gusanillo por la competición a los 10 años, el mismo día que su padre
-Urbano Correa Abreu- compró un coche para competir. “Estaba todo el día en el garaje, pendiente de él y de los mecánicos. Posteriormente, a los 12 años y ante mi insistencia, me compró un kart, que me encantó y después estuve con Dimitri [Rizopoulos]. Con 16 años ya salí de copiloto con mi padre, y con 18 debuté en la Subida de Tamaimo 2013 con el Honda Civic -finalizó 39 de la general-. Mi hermana Laura empezó también conmigo en el karting, pero se decantó por el copilotaje porque se le da muy bien y le encanta poder controlar todo”.
El pasado septiembre, Elba y Laura participaron por primera vez juntas en el Rally Sprint de Atogo con el Honda Civic, pero sufrieron un accidente que ya ha sido superado. “Estoy casi recuperada del todo. El pie está muy fuerte, aunque algún movimiento se ha limitado un poquito, por lo que tengo que seguir trabajando. Pero ya no tengo dolores y estoy al 100% en modo racing”, aseguró.

Algo increíble

Casi un año después la vida le da a Elba una magnífica oportunidad para desquitarse. “Desde que comencé a correr ni me planteé poder correr un Campeonato de España, porque evidentemente para hacerlo hay que tener muy buenos patrocinadores o un capital enorme. Esta oportunidad que me ha brindado la Federación Española de Automovilismo es un sueño, y tener la posibilidad de hacer cinco pruebas esta temporada fuera de Canarias es algo increíble”.

La tacorontera vio por casualidad la iniciativa en la web de la Federación Española. “Buscaban a chicas jóvenes para un equipo femenino. Dudé varios días, pero era una oportunidad muy buena, y si no lo hacía me iba a arrepentir. Tras hablarlo con mi padre y con mi hermana, decidí apuntarme. El día de la selección en el Circuito del Jarama fue muy bonito pues hicimos varias pruebas de todo tipo. Fue increíble cuando dijeron mi nombre, y cuando vi a mi padre me puse a llorar emocionada. Tras el accidente que tuvimos el verano pasado en Atogo, esta noticia ha llenado de ilusión a toda la familia. He luchado mucho por estar aquí, me lo he currado, y tanto mi padre, mi hermana, mi madre y mi abuela están muy felices y contentos por mí. Descubres que al final el trabajo, y todo lo hecho, tiene recompensa”, sentenció.