MOTOR

Emoción a raudales

Los aficionados al motor de la isla de La Palma tienen hoy una cita ineludible en la trigésimo octava edición de la Subida a Barlovento, el encuentro con el automovilismo deportivo que recorrerá el tramo de la carretera LP-1 en dirección al casco de la localidad. La prueba contará con 31 vehículos participantes, 28 turismos y 3 barquetas.

En carrozados parte como claro favorito José Francisco Chicho Acosta, con el Porsche 991 GT3, que tendrá como rivales más reseñables a Aitor Morales (BMW M3), Juan Carlos Santana (Mitsubishi Evo V), Antonio Acosta (Renault Clío), Julián González (Citroën Saxo VTS), Moisés Rodríguez (Ford Sierra Cosworth), Mario Camacho (Renault Clío) o Manuel Rodríguez (Mitsubishi Evo VI).

En cuanto a las barquetas, Pedro Pérez (BRC EVO 05) plantará cara a Sergio Febles (Osella PA-20), mientras que Aníbal de Luis (BRC) intentará mejorar.

La corta lista de inscritos no va a suponer una merma en el espectáculo automovilístico que se podrá disfrutar este mediodía, ya que las monturas que participan garantizan espectáculo. El recorrido será el ya conocido por los pilotos y aficionados, y discurrirá por la carretera LP-1, con una longitud de 8,100 kilómetros y teniendo la salida a la altura del Almacén Cupalma, mientras que la meta estará frente al Polideportivo de Barlovento (y no a la altura de la Casa de la Cultura por motivos de seguridad). La prueba cuenta con una pendiente media del 6,65% y un desnivel entre salida y meta de 390 metros.

El trazado de la prueba discurre permanentemente en subida, con pavimento en buen estado, siendo el recorrido variado, ligeramente virado en su primeros kilómetros seguidos de una largas rectas a partir de la cuales, retorna de nuevo el recorrido virado con paellas amplias, a las que dan paso de nuevo largas rectas, finalizando con la espectacular curva de la afición de entrada al municipio de Barlovento. En definitiva, un trazado en el que por la amplitud de la calzada y sus amplias paellas los vehículos participantes pueden desarrollar velocidades medias próximas a los 110 km/h. En pro de la seguridad, y dependiendo de los tiempos marcados por los participantes, la Escudería La Palma Isla Bonita y la dirección de carrera estudiarán añadir una chicane para reducir la velocidad en próximas ediciones.