boxeo

En el día de todos los Sandros

Sandro Domínguez y Antonio Rodríguez sostienen el cinturón junto a Alfonso Redondo. / GERARD ZENOU
Sandro Domínguez y Antonio Rodríguez sostienen el cinturón junto a Alfonso Redondo. / GERARD ZENOU

Además de ser una fecha señalada para todos los canarios por la festividad tan especial que se vive hoy, puede ser un día para la historia. El adejero Sandro Dinamita Domínguez puede convertirse en el segundo tinerfeño que posea un cinturón de campeón español de boxeo junto al capitalino Adasat Toro Rojas.

Sandro lo tiene todo a su favor. El deportista natural de Adeje peleará en casa, con todos sus paisanos animándole, viene con rodaje tras varias victorias de mérito y técnicamente está mejor dotado que su rival.

Sin embargo Antonio Rodríguez Chiky se mueve como pez en el agua en esos ambientes hostiles. El madrileño triplica en experiencia profesional a Sandro, ha combatido cuatro veces por un cinturón nacional y lo ha hecho frente a gente de mucha calidad y ya hace unos días avisó de sus intenciones. “No voy a Tenerife de vacaciones”.

Sobre el cuadrilátero instalado en la sala Magma de Adeje se concentrará toda la atención del boxeo nacional en un fin de semana muy especial para la Escuela de Boxeo de Arona que dirige Manuel Povedano. Allí ha crecido un bambú llamado Sandro Domínguez desde hace siete años.

“He estado leyendo y el bambú se planta y puede estar hasta siete años sin salir, pero luego en seis meses llega a alcanzar los 30 metros de altura. Sandro quiere ser ese bambú que Chiky, por su parte, quiere doblar. “Sandro voy a por ti, pero con deportividad”, amenazaba el exmiembro de la cuadra de Ricardo Sánchez Atocha en su equipo de Rimerbox.

“Sé que va a ser complicado porque tendremos un rival enfrente que es bastante más experimentado que yo, que ha disputado varias veces el Campeonato de España y sabe lo que es hacer 10 asaltos en varias ocasiones”, confesaba Sandro que no tiene ningún miedo y que reconocía que ha estudiado con meticulosidad a su rival de esta noche junto a su entrenador, Manuel Povedano. “Sabemos lo que tenemos que hacer”.

Y bajo la recomendación del mejor boxeador de todos los tiempos, Javier Castillejo, Sandro tendrá que “dejar pasar los primeros asaltos, pegando y moviéndose, sin quedarse parado porque Chiky saldrá a apretarle mucho. Tendrá que trabajar mucho de piernas y entrar y salir, que siempre habrá tiempo para ir a la guerra si las cosas van mal”.

Artem Haroyan y Cheikh Dioum protagonizarán los otros dos duelos profesionales

En una velada que servirá como homenaje para otro ilustre del ensogado, Miguel Velázquez, el único campeón mundial nacido en Canarias, Sandro tendrá la gran oportunidad de su vida, esa con la que soñó desde el primer día que escuchó sonar la campana. “Esta es mi pelea del siglo”, decía el adejero, que no estará solo en la gran velada que se celebrará en un marco incomparable como el recinto central de la sala Magma.

Allí le respaldarán activamente dos de sus compañeros de batallas diarias, Artem Haroyan y Cheikh Dioum. El armenio tendrá una dura y complicada prueba frente al dominicano Félix Lora. Haroyan espera mantener su buena línea de rendimiento y de resultados y seguir sumando, seguir creciendo para colocarse en los primeros lugares de las listas que dan opción a disputar títulos.

Enfrente estará un Lora que perdió el mes pasado frente a Juan Carlos López King Daluz en un buen combate donde el tinerfeño fue superior y lo llevó a la lona en el quinto asalto. Lora demostró tener poder en sus manos y será un rival de cuidado para el buen fajador armenio.

El otro compromiso profesional de la velada enfrentará a Cheikh Dioum con José Manuel López Clavero. El boxeador madrileño se convertirá en el mayor reto hasta ahora en la carrera del duro pegador senegalés. López Clavero perdió el año pasado con Sergio García El Niño por el Campeonato de España del peso superwelter.

Aquel día se rompió su imbatibilidad y desde entonces Clavero ha hecho cinco combates más con tres derrotas y dos triunfos. Cheikh debía enfrentarse con el ecuatoriano Carlos Caicedo, pero una lesión de este ha obligado a la organización a cambiar el rival a última hora.

El resto del cartel está compuesto por seis combates amateur con mucho atractivo y grandes prospectos locales para amenizar el día de todos los Sandros.