SUCESOS

El exbatería de Los Piratas muere por un disparo de un guardia civil

Un vecino de la localidad gallega de Ponteareas, Javier Fernández, exbatería del grupo musical Los Piratas, falleció la noche del miércoles en el hospital Meixoeiro de Vigo como consecuencia del disparo de un guardia civil. El autor del tiro trataba de repeler el ataque de esta persona a un compañero. El hombre iba armado con cubiertos de cocina y ya había herido a uno de los guardias civiles.

Los hechos ocurrieron en la zona de Gulans, una vez que el Instituto Armado fue advertido de un posible caso de malos tratos en el interior de la vivienda en presencia de un menor. Los agentes de la Guardia Civil acudieron al lugar e intentaron convencer al presunto maltratador para que depusiese su actitud amenazante. Fue entonces cuando se habría producido el forcejeo y el disparo del arma.

Según la Subdelegación del Gobierno, los vecinos denunciaron que Javier Fernández, muy nervioso y agresivo, se encerró en la casa con un bebé y que previamente habría agredido a su pareja en la vía pública. Una de las vecinas entregó el pequeño a los guardias civiles.

El fallecido amenazó a los agentes diciendo que iba “a cortarlos a todos en trocitos”, y acabó agrediendo a uno de ellos con un objeto punzante, según el relato de la Subdelegación del Gobierno. Fue entonces cuando el otro agente disparó y alcanzó a Fernández en el abdomen. El fallecido era músico profesional. Daba clases de batería y había tocado con artistas como Bunbury o Amaral. Fue miembro del grupo vigués Los Piratas hasta que la banda se separó en el año 2004. Había sido padre recientemente.

Su mujer, Andrea Montes, aseguró ayer que su pareja no era un maltratador, sino que sufría un “trastorno bipolar”. A través de su cuenta de Facebook quiso reivindicar que su marido fue una doble víctima. En primer lugar, “víctima de un trastorno bipolar” que, según explica, estaba perfectamente controlado desde hace 10 años, pero recientemente, tras el nacimiento de su hijo, su psiquiatra “tuvo la brillante idea de retirarle todo el tratamiento, a pesar de que la familia le pedimos en dos ocasiones que no lo hiciese”.