MOTOR

Una experiencia inolvidable

La tinerfeña Elba Correa (izquierda), junto a su copiloto Angélica Camacho, durante la prueba gallega. / DA
La tinerfeña Elba Correa (izquierda), junto a su copiloto Angélica Camacho, durante la prueba gallega. / DA

El equipo femenino de rallys del programa Mujer y Motor, auspiciado por la Real Federación Española de Automovilismo y el Consejo Superior de Deportes en colaboración con el Grupo Renault, y formado por la piloto tinerfeña Elba Correa y la copiloto Angélica Camacho, concluyeron el pasado domingo el Rally de Ferrol, primera de las cinco pruebas puntuables del Campeonato de España de Rallys de Asfalto en las que tomarán parte.

Fue un debut complicado porque la intensa lluvia que cayó en la primera etapa y el barro que había en muchas partes del recorrido eran unas condiciones completamente nuevas para la tacorontera que regresó a la Isla en la madrugada del lunes.

“Estoy contenta y satisfecha con nuestra participación, a pesar de que fue un rally muy complicado con la lluvia y otros contratiempos. Fue una experiencia positiva y, aunque no pude ir rápido, aprendí mucho”.

“Teníamos claro que el objetivo era finalizar la carrera, por el equipo, por los mecánicos y por la propia Federación. Carlos del Barrio nos recalcó que Ferrol era una toma de contacto para ganar experiencia, y que no lo viera como un rally para correr, sino que teníamos que acabarlo”.

Al salir de las últimos equipos, Elba y Angélica se encontraron además de la lluvia, la carretera deslizante por el barro y la suciedad del resto de rivales. “El primer tramo del rally estaba diluviando y además la calzada tenía mucho barro y gravilla, porque allí los pilotos cortan muchísimo en las cunetas, y los últimos ya tenemos los tramos muy deslizantes. Además al cortar en una, el cubrecarter se rompió y lo arrastramos durante tres tramos, lo que me descentró un poco”. Tras su primera experiencia en el Campeonato de España, la próxima prueba será el Rally Princesa de Asturias, del 10 al 12 de septiembre en el que Correa espera mejorar notablemente. “Vamos a trabajar muchísimo pues hemos visto los errores que hemos tenido, en cuanto a la toma de notas, en la puesta a punto del coche y demás detalles. En Asturias espero salir, además de con el objetivo de finalizar, con una estrategia más ambiciosa, pilotando lo mejor posible para sacarlo bien. Quiero mejorar y sentirme más cómoda con mi copiloto, con el coche y con el equipo. Espero que nos salgan los tiempos”, finalizó.

Correa se marchó de Ferrol con una experiencia inolvidable y el trofeo a la mejor piloto del rally, así como con el cariño y el apoyo del resto de equipos y pilotos, que compartieron con ella su experiencia y su colaboración.