tribuna

Garrigós y La Candelaria – Por Sara Ferrera

El viernes 7 de agosto, mes de las fiestas patronales de la Villa de Arafo, tuvo lugar, en el teatro del Auditorio Juan Carlos I, un concierto extraordinario de la Agrupación Artístico-Musical La Candelaria. En esta ocasión, bajo la batuta de un director excepcional, Rafael Garrigós, natural de Valencia, uno de los directores de banda más prestigiosos de España.

Rafael Garrigós inició sus estudios musicales en la Unión Musical Santa Cecilia de Enguera, los continuó en los conservatorios de Xátiva, Valencia, Madrid, Granada y Murcia, en las especialidades de Trompa, Piano, Composición, Dirección de Coros y Dirección de Orquesta. Ha sido director y profesor de varios conservatorios. En la actualidad realiza su actividad docente en el Conservatorio Profesional Guitarrista José Tomás de Alicante. Ha sido director titular de las bandas de Callosa d’en Sarriá, Altea, Mutxamel, y Banda Unión Musical de Agost y los coros de Benidorm y Crevillente. En el presente es director de la Unión Musical de Canyada y de la Compañía Lírica de Andalucía (ópera y zarzuela). Ha conseguido, entre otros, diez primeros premios en concursos musicales de renombre. Ha llevado a cabo conciertos por Italia, Francia y Portugal. En mayo de 2013 ejerció como profesor del Curso de Dirección de Banda en la ciudad de San Juan de Pasto (Colombia). En 2013 y 2014 impartió diversos cursos de Dirección de Banda en diferentes ciudades italianas.

La banda La Candelaria nos ofreció un cuidado y hermoso repertorio que ha calado muy hondo en los que amamos este bello arte. Todas las obras fueron ejecutadas con gran perfección, con una seguridad y sonoridad impecables. Al finalizar el acto, las numerosas personas asistentes premiaron, puestas en pie, con una larga y cálida ovación al director invitado y a los instrumentistas de la Banda.

Rafael Garrigós deja un inolvidable recuerdo en Arafo, no sólo por su buen hacer musical al dirigir con gran maestría, sino también por su sencillez, cercanía, calidez y amabilidad.
Enhorabuena al maestro Garrigós y a los componentes de La Candelaria.

Fue un concierto digno para el recuerdo.