SUCESOS

La Guardia Civil descarta confusión en el accidente del kamikaze

La Guardia Civil descarta que el conductor kamikaze que circuló en sentido contrario el sábado en la autopista del sur de Tenerife, y que murió al chocar con otro vehículo cuyo conductor también falleció, actuara por equivocación. Las pesquisas continúan abiertas, pero una de las hipótesis es que se trataba de algún tipo de apuesta, para lo que se están investigando las últimas llamadas y whatsapps del conductor kamikaze, informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

El accidente ocurrió el sábado a las 7.44 horas en la autopista TF-1 en sentido sur, a la altura de la incorporación desde la TF-4, dentro del término municipal de la capital. El conductor kamikaze, un hombre de 39 años al volante de un Audi TT, colisionó frontalmente con un Citroen C3 que se incorporaba desde la TF-4, conducido por un hombre de 62 años que se dirigía a pescar. Según se deduce por las cámaras de la autopista, el conductor kamikaze se incorporó a la TF-1 en Radazul y recorrió unos seis kilómetros hasta el lugar del accidente.

KAMIKAZE TF1 TENERIFE
La velocidad a la que se produjo el impacto dejó ambos vehículos reducidos a un amasijo de hierros. / DA

Según ha podido saber este periódico, la familia del kamikaze, identificado con las siglas D.B.G., permanece en estado de shock. Aún no se creen lo sucedido y que el citado conductor sea el triste protagonista de un suceso para el que “no hay consuelo posible”, aseguró ayer uno de los familiares. Sus padres se encuentran destrozados, especialmente su madre, quien no entiende qué pudo pasar por la cabeza de su hijo de 39 años y padre de una niña de 15 para hacer lo que hizo. Residente en el sur, aunque con domicilio familiar también en una céntrica calle de la capital, se mostraba como una persona normal, amante de los animales y con una vida estable.