CINE

La industria del cine inyecta más de 100 millones de euros a la economía canaria

Escenas del rodaje de Fast & Furious 6, en Tenerife

La industria del cine ha inyectado más de 100 millones de euros a la economía canaria en una veintena de proyectos en los últimos años, lo que da idea del potencial de esta actividad económica y de su capacidad para generar riqueza y crear puestos de trabajo.

Así lo ha señalado en su blog el expresidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, con motivo del próximo comienzo en Santa Cruz de Tenerife del rodaje de la quinta entrega de la saga ‘Bourne’, una superproducción cinematográfica que se suma a otras que se han venido filmando en el archipiélago.

Para explicar ese incremento exponencial de los rodajes en Canarias, Paulino Rivero destaca, entre otras razones, los atractivos fiscales que Canarias puede ofrecer a las productoras, ventajas que se han consolidado en el nuevo Régimen Económico y Fiscal (REF) de las islas.

En este sentido, recuerda que hay varios instrumentos, como la Zona Especial Canaria (ZEC), que permite la puesta en marcha de actividades cinematográficas, de radio y televisión con una tributación del 4 por ciento del impuesto de sociedades sobre una base imponible que se mejorará para el periodo 2015-2020.

Por otro lado estaría la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC), que permite materializar las dotaciones en proyectos audiovisuales siempre y cuando tengan la consideración de obra canaria; que el rodaje se desarrolle en las islas durante, al menos, dos semanas, y que cuente con un actor principal o secundario o un técnico especializado jefe de equipo con residencia en Canarias, entre otros requisitos.

A esos incentivos se añade la deducción por inversiones cinematográficas en el impuesto de sociedades. Según Rivero, “se trata en estos momentos del instrumento con mayor éxito y donde las islas son un potente foco de atracción porque, en aplicación del REF, esta bonificación supone 20 puntos más que la establecida para el resto de España”.

Todas estas ventajas, añade el expresidente, se unen a las condiciones naturales del archipiélago, especialmente propicias para los rodajes cinematográficos, pues ofrece 3.000 horas de luz solar al año, además de unas buenas comunicaciones con los continentes, calidad de servicios e infraestructuras y seguridad jurídica.

Paulino Rivero recuerda que hace unos meses pudo comprobar personalmente ese interés creciente de la industria cinematográfica americana por Canarias en una reunión con representantes de las principales productoras de Hollywood, organizada por el embajador de Estados Unidos en España, James Costos, donde expuso las excelentes condiciones de las islas para convertirse en un plató natural de referencia.

Según el expresidente, ese trabajo de promoción cinematográfica hay que contextualizarlo en la estrategia para la internacionalización de la economía del archipiélago. “El cinematográfico es solo uno de los sectores en los que podemos ser punta de lanza, pero hay otros muchos a los que conviene no dejar de prestar atención si aspiramos a la mejora de la competitividad de nuestra economía y a crear riqueza y empleo de calidad”, remarca.