nombre Y APELLIDO

María de las Nieves

Cuando tengas estas líneas en tus manos o en la pantalla de tu pc, la Patrona palmera, cumplido su voto trisecular, recibirá el culto onomástico en su Casa del Monte y los actos que solemnizaron su Bajada quedarán en la mochila íntima de cuantos la vivieron en la cálida cercanía o la añoraron en la obligada distancia. El programa popular y religioso se cubrió en loor de multitudes y, además, con importantes novedades relacionadas con la liturgia. En este 2015, tenemos que saludar la iniciativa feliz de celebrar las Misas de salida y retorno en la Plaza, con el pórtico como marco y en una superficie que garantiza mayor capacidad de asistencia e, incluso, más comodidad para asistir a los oficios. De algún modo, este es un ensayo y un anticipo de futuro, para cuando, de una vez por todas, se tendrá que compatibilizar la intimidad del pequeño y lujoso templo con un espacio al aire libre, adecuado para las grandes celebraciones anuales y, por supuesto, quinquenales. La necesidad de un parque público como respaldo de la histórica iglesia -que conserva elementos de la ermita primitiva del siglo XVI- ha sido planteada por varias instituciones públicas sin que, hasta la fecha, se haya proyectado e impulsado la solución definitiva. Creemos que una inmemorial advocación mariana, reconocida por todas las corporaciones locales y el mismo Cabildo Insular con sus máximos honores, entronizada en un edificio singular y con un equipamiento artístico y estético de la mayor calidad y rango, merece una actuación destacada que figure como la aportación del siglo XXI al mayor activo espiritual y al primer factor de integración de todos los insulares.

Frente a proyectos que lejos de concitar unidad provocan desencuentros, rescatar y adecuar los entornos de Las Nieves para usos públicos, culturales y recreativos, contaría -no temo equivocarme- con la unanimidad de que han gozado hasta ahora -como decía un ilustre paisano- “todos los asuntos de la Virgen”. Para predicar con el ejemplo, con fondos propios y un equipo de trabajo del que hablaremos en otro momento, el Real Santuario añadió dos nuevos incentivos a sus valores y atractivos: un interesante y entrañable Cuarto de Exvotos, y el rescatado Cuarto de Esclavos, sede que fue de la cofradía barroca y donde, con sabio criterio y exquisita sensibilidad, se unieron los Misterios marianos, las claves de la advocación de Santa María la Mayor y la fundación de las Fiestas Lustrales.