LUCHA CANARIA

“Mi marcha ha sido la excusa perfecta”

La ruptura del acuerdo verbal entre el destacado tinerfeño Diego Pérez y el Club de Luchas Victoria para la próxima temporada 2015-2016 motivó el pasado jueves la sorprendente renuncia del conjunto a participar en las competiciones de Primera Categoría, al no tener alternativas en el mercado para buscar un refuerzo con el resto de plantillas ya cerradas. Toda la responsabilidad de esta decisión recaía sobre el luchador de Valle de Guerra, que quiso dar su versión sobre lo ocurrido a DIARIO DE AVISOS. Nos atendió telefónicamente durante más de media hora en Gran Canaria, donde se desplazó ayer para realizar una entrevista de trabajo.

“Yo he tratado directamente en el Victoria con su presidente, Juan Antonio, y con su entrenador, Félix Brito”, argumentó. “Hace más de un mes cerré con ellos el fichaje para la próxima temporada e incluso me dieron un dinero a cuenta, y me dijeron que no me preocupara, que saldríamos en Primera, y ante la predisposición del club a contar conmigo les di mi palabra. Sin embargo, con el paso de las semanas ha crecido la incertidumbre en Tenerife al formalizarse solamente cinco equipos en la Primera, e incluso varios de ellos, entre ellos el Victoria, amenazaron con salir en Segunda. Conocedor de las reuniones que los equipos han mantenido con la Federación y las instituciones públicas, me dirigí en varias ocasiones al Victoria a pedirles información sobre su opinión al respecto y la fecha de inicio de pretemporada, porque he estado un año parado y mi intención era empezar lo antes posible a entrenar, para coger el ritmo”.

“Mis dudas crecieron -continuó-, cuando el entrenador Félix Brito me confirmó que podrían salir en Segunda, por lo que ni Fabián ni yo tendríamos hueco por puntuación. Esta respuesta no la entendí, y así se lo comuniqué, más si cabe cuando había rechazado ofertas de tres equipos de Gran Canaria, uno de Fuerteventura y otro de La Palma para luchar en La Victoria”.

Sin embargo, el verdadero detonante de la marcha de Diego Pérez del club se produjo cuando le llegó una oferta laboral desde Gran Canaria. “Hace casi un mes me quedé en paro, una situación que conocían en el club. Tras buscar me llegó una oportunidad laboral en Gran Canaria. De este modo, el jueves hablé con el presidente, Juan Antonio, que comprendió mi situación personal y entendió que priorizara el trabajo antes que la lucha tras surgirme esta oportunidad. Incluso les propuse poder entrenar en Gran Canaria y venir a luchar en Tenerife, como ya lo hice cuando milité en el Santa Rita y entrenaba con el Tegueste o el Ravelo, pero ellos ni la tomaron en cuenta”, desveló el lagunero.

“En ningún momento he querido dejar colgado al Victoria. Yo también estoy apenado porque les di mi palabra. Les devolví el dinero que me adelantaron y les explique mis motivos, que son estrictamente laborales, aunque se ha puesto en duda este motivo y me han faltado al respeto”. Sin embargo, lo que más sorprendió al luchador fue “que media hora más tarde de salir de esta reunión, el Victoria sacó ese comunicado en Facebook en el que prácticamente me echaban la culpa de que no salieran en Primera, que dejé tirado al club y falté a mi palabra”, afirmó.

Lamenta esta situación

“Yo también he sentido que ellos no han sido del todo transparentes conmigo”, apunta Diego Pérez. “Yo hubiera respetado y entendido perfectamente la decisión del club en el caso de que no hubiesen querido hacer Primera y salieran en Segunda. Pero el hecho de que digan ahora que no hacen Primera por mí, no es del todo cierto, pues es una opción que tenían estudiada y meditada”, desveló el luchador que vive en La Victoria. “Yo creo que como en Tenerife salieron tan pocos equipos en Primera, ellos se han visto acorralados. Mi marcha no ha sido el detonante, sino la excusa perfecta para no quedar mal ante la afición. Yo me he quedado con el muerto. La afición victoriera es muy buena y si no salen en Primera acudirá igual en Segunda a ver luchar a su equipo, porque aman sus colores, pero la directiva necesitaba una excusa para no comerse el marrón de la temporada en una Primera que no sería atractiva”, se sinceró tras reiterar que no tiene ofertas para luchar en Gran Canaria y que su marcha es únicamente por motivos laborales.