GRAN CANARIA

Mogán reclama el coste que tuvo descontaminar de fuel los callaos

El Ayuntamiento de Mogán reclamará a la aseguradora del pesquero ruso Oleg Najdenov 12.600 euros para cubrir los costes que ha asumido para descontaminar 12 toneladas de piedras impregnadas de fuel que se han recogido en su litoral desde el hundimiento del barco. La alcaldesa de la localidad, Onalia Bueno (Ciuca), ha dado a conocer la iniciativa con motivo de la retirada ayer de esas piedras, recogidas meses atrás de la playa de Veneguera y guardadas hasta ahora en un almacén por orden del anterior equipo de gobierno municipal (PP), que alquiló a tal fin el recinto sin que este reuniera las condiciones precisas para ello, según explicó.

Bueno expuso, en declaraciones a Efe, que la existencia de esa “bomba de relojería” fue descubierta inesperadamente por los actuales gobernantes del Ayuntamiento de Mogán, que decidieron actuar para acabar con el problema, por considerarlo un riesgo para la salud al no estar la nave preparada para garantizar que la contaminación de las piedras no produjera algún perjuicio. Encargar a una empresa gestora de residuos su procesamiento es la decisión que se ha adoptado, expuso la alcaldesa, que ha dicho que esa sociedad trasladará el material contaminado a una planta de tratamiento que se dedica a la limpieza de residuos de ese tipo existente en Sevilla. El traslado y el procesamiento de esos residuos costará 5.531 euros, una cantidad a la que hay que sumar otro desembolso de más de 6.000 euros que ha hecho el Consistorio por el alquiler de la nave referida, precisó la alcaldesa.

La Corporación pretende reclamar esas dos cantidades a la compañía aseguradora del pesquero ruso, por considerar que es responsabilidad suya asumir esos gastos, precisando que su demanda se canalizará a través del Gobierno de Canarias, que tiene previsto pedir a esa compañía que se haga cargo de los perjuicios económicos derivados del hundimiento del buque y su vertido de fuel.

Y en cuanto a quién ordenó el almacenamiento en una nave de las piedras contaminadas, que insistió en que fue una decisión incorrecta, “porque lo que se tenía que haber hecho es proceder a su limpieza en la propia playa”, indicó que se desconoce su identidad, aunque fue adoptada por alguien del Ayuntamiento, ya que fue este el que contrató el alquiler del inmueble. No obstante, precisó que, al preguntar ahora a los anteriores responsables de la Corporación, “nadie sabe nada”.