PÁDEL

El Palacio del Pádel

Una imagen general de algunas de las pistas del club de El Mayorazgo. / SERGIO MÉNDEZ
Una imagen general de algunas de las pistas del club de El Mayorazgo. / SERGIO MÉNDEZ

Cuidar a su gente en todos los sentidos es una de las misivas que ha llevado al club Wurko Pádel a convertirse en la referencia dentro de un deporte en el que la competencia en el mercado ha crecido sin parar en los últimos años.

Wurko supo llegar para besar el santo. Lo hizo conociendo lo que había alrededor. En la zona metropolitana el pádel bajo techo lo había instaurado a principios de la década el club Quintercon, luego siguió Tecnisur y después Tenerife Pádel Center. Tras mirarse en todos esos espejos Wurko decidió emprender un camino diferente marcado por un salto de calidad. Y lo consiguió.

El club de El Mayorazgo, en un breve espacio de tiempo se ha apuntalado no como una alternativa para el numeroso y competitivo jugador de pádel sino como una familia. Desde el primer paso que se da dentro de la recepción hasta el último la filosofía está clara, el cuidado al máximo de todos los detalles en los que un jugador de pádel pueda quedar satisfecho.

Pistas de última tecnología donde se puede incluso acceder a grabar el partido que se vaya a disputar, con la iluminación justa y reglamentaria para que la pérdida de un punto o de un partido no tenga nada que ver con el mundo de las excusas en el deporte donde éstas son como el abecedario, las hay que comienzan por todas las letras.

Vestuarios de máximo nivel montados con los mejores materiales que una empresa matriz dedicada al mundo del equipamiento, a productos de ferretería y menaje, puede alcanzar. Wurko no escatimó en gastos a la hora de hacer del club de pádel el número uno del momento, todo un lujo para la extensa legión de jugadores de pádel que existe en Tenerife y más concretamente en su zona metropolitana.

Para facilitar el acceso a la nave del club Wurko Pádel cuenta con una zona de parking interna que alberga tanto turismos como motocicletas con circuito cerrado de televisión para la vigilancia del recinto.

Una vez dentro el cliente es atendido con calidad por la buena plantilla de empleados del club donde Santi Alameda y Claudio Zurita trabajan codo con codo para seguir ofreciéndole a los jugadores un extenso abanico de posibilidades donde elegir a la hora de jugar.

Wurko cuenta con asesoramiento personalizado, clases con monitores y entrenadores de primer nivel, partidos montados a la elección de jugador y el sistema meapunto para poder tener a los jugadores nivelados por su categoría y que sus partidos, a la vez de divertidos y competitivos, se vayan convirtiendo cada vez en mejores. A todo esto Wurko le suma su bar-cafetería y ahora una nueva aplicación para poner en bandeja al cliente todas las facilidades y posibilidades del extenso abanico que tiene el palacio del pádel.