POLÍTICA

Patricia Hernández “se encuentra bien y feliz” tras dar a luz a Romeo

Patricia Hernández en el Parlamento de Canarias con Fernando Clavijo. | DA
Patricia Hernández en el Parlamento de Canarias con Fernando Clavijo. | DA

Se llamará Romeo, pesó 3,4 kilos al nacer y su madre, la socialista Patricia Hernández, vicepresidenta del Gobierno canario, “se encuentra bien, feliz”, pese a haber tenido que sufrir una cesárea, a las 23.00 horas del pasado sábado, por lo que deberá permanecer en vigilancia médica hasta mañana o pasado para ser recibir el alta médica.

Los datos los aportó este jueves la directora general del Gabinete de la Vicepresidencia, Carmen Nieves Rodríguez Fraga, durante una rueda de prensa ofrecida en la sala de la entrada principal al hospital de Nuestra Señora de la Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife.

En medio del trasiego de familiares y usuarios que entran y salen de este centro sanitario, Rodríguez Fraga, explicó que la ‘número dos’ del Ejecutivo regional, y además consejera de Empleo, Vivienda y Políticas Sociales, tiene previsto acogerse al permiso de maternidad cinco o seis semanas, por lo que no se reincorporará a las tareas de gobierno hasta principios de septiembre, periodo en el que se le sustituirá en la Vicepresidencia y en la Consejería el responsable de Presidencia y Justicia, Aarón Afonso.

La vicepresidenta “va a compaginar su vida en su casa habitual y en el apartamento que está en la sede de Presidencia, para hacer compatible las responsabilidad de su cargo con la lactancia, y también con su marido”, explicó la directora general, quien añadió que “se trata de un derecho por el que tanto hemos luchado las mujeres, y ella no va a renunciar a disfrutar de un permiso que no es una baja, sino de maternidad para poder estar con su hijo”.

La residencia presidencial, en la capital tinerfeña, aclaró la cargo gubernamental, “es un apartamento que está libre en esta legislatura, porque cada cuatro años toca Presidencia en Gran Canaria y Vicepresidencia en Tenerife, y en esta es al revés”. La decisión de vivir en el apartamento de Presidencia obedece a que “así pueda atender a la lactancia y además a las reuniones oficiales”.

En el hall del Hospital de La Candelaria, ante numerosos periodistas y a los ojos de algún paciente y familiares de usuarios que curioseaban alrededor de nube mediática, dio algunas pinceladas sobre el estado de ánimo de Hernández y su familia: “Es una madre feliz, todas somos madres y sabemos lo que es eso y las que no, lo intuimos; la abuela también está feliz, y el padre, que no se separa del niño, por supuesto, y también está intentando darle el biberón”.

Hernández ha enarbolado siempre la necesidad de mejorar la Sanidad pública frente a la privada, y, preguntada al respecto la directora general, señaló que han atendido a la vicepreisdentea “magníficos profesionales”, aunque admitió que ” otra cosa es que los servicios no den respuesta suficiente o que no haya suficiente número de personas para dar respueta a la demanda de los ciudadanos, pero que los profesionales son geniales y estupendos, desde luego que sí”. “Hay que trabajar en muchísimas cosas, pero no es en los profesionales donde está el problema, pues dan todo lo que tienen a los ciudadanos y a veces incluso más”, apostilló.