POLÍTICA

La patronal de las renovables pide centrales hidroeólicas en Tenerife

La Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER), que aglutina a empresas de este sector, calificó ayer de “magnífica noticia” que El Hierro se abastezca, desde el pasado domingo, solo con fuentes de energías limpias, por lo que defendió extender las centrales hidroeólicas a las demás islas, dado que solo avanza la programada para Gran Canaria en los embalses de Chira y Soria.

El presidente de ACER, Enrique Rodríguez de Azero, recordó que en Tenerife también había previstas centrales de este tipo, que producen electricidad con aerogeneradores y, cuando el consumo es menor, se aprovecha la energía eólica también para impulsar agua hacia embalses, de modo que, cuando no sopla viento, un salto de agua mueve las turbinas.

El representante de esta patronal asegura que la tecnología de las renovables va muy por delante de la planificación y de la voluntad política habida hasta ahora. “Canarias debe tener ya un mix energético con mayúsculas, apostar por una generación de electricidad más barata, y, aunque son proyectos con una inversión inicial importante, luego se amortizan en periodos prudentes de tiempo, y la energía más económica nos permite no tener que seguir comprando derivados del petróleo ni depender del exterior”, apunta Rodríguez de Azero.

La llegada del gas

Prudencia en ACER. La Asociación Canaria de Energías Renovables admite que no quiere entrar en polémicas sobre la introducción del gas en Canarias, dado que además de generar electricidad, este combustible fósil tiene otra potencialidad económica, que es la de abastecer desde las Islas a los buques mercantes que, de forma creciente, lo están utilizando como combustible. Sin embargo, el presidente de ACER, Enrique Rodríguez de Azero, reconoció que se debe evitar que las grandes inversiones gasísticas perjudiquen el ritmo de penetración de las energías renovables en el Archipiélago. “En el resto de España, el gas, con 27.000 megavatios, tiene el mayor peso en el mix energético, y ha hecho que se haya lastrado el déficit de tarifa así como la posibilidad de un mayor avance de las renovables”, advirtió.


Tanto ha progresado la tecnología que bastarían 62 molinos de última generación, capaces de generar 10 megavatios de potencia cada uno, para abastecer Tenerife con la electricidad producida en parques eólicos, dado que la isla tiene un pico histórico de consumo de 625 megavatios, según pone de relieve el presidente de ACER.

Pero los problemas de ordenación del territorio que se han encontrado los inversores en renovables, unidos a la judicialización de los concursos eólicos, han impedido avanzar a las enegías alternativas en el Archipiélago, que apenas genera el 7% de su electricidad sin derivados del petróleo. “Es incomprensible que por problemas ambientales, de normativa territorial y de inseguridad jurídica aún estemos en esta parálisis, y que incluso no se puedan repotenciar parques eólicos que ya se han quedado con tecnología muy obsoleta”, lamenta el dirigente de la organización empresarial.

Aún así, desde ACER acogen con esperanza el nuevo clima de relaciones entre los ejecutivos canario y estatal, que se concretó en una reunión bilateral para abordar, entre otros asuntos, el desbloqueo de las inversiones en parques eólicos: “Las noticias son buenas y hemos seguido de cerca esa cumbre, y nos ilusiona el ver que las administraciones públicas se sientan a hablar y se ponen de acuerdo”. Rodríguez de Azero insta a que el “objetivo”, en cualquier caso, esté “claro”: lograr el 100% de renovables en Canarias “lo antes posible”.
Esta patronal espera que “los titulares” de esa cumbre sean realidad en la normativa, “para poder valorar el verdadero alcance” de esa reunión de julio, que presidieron el ministro del ramo, José Manuel Soria, y el jefe del Gobierno canario, Fernando Clavijo.

Ricam añora el “espíritu de Gorona del Viento”

El clúster Ricam, formado por empresas de energías renovables, medio ambiente y recursos hídricos, reivindicó ayer “recuperar el espíritu de Gorona del Viento”, en el que se ha demostrado que la colaboración entre todas las administraciones públicas (estatal, autonómica e insular) posibilita que El Hierro se abastezca solo de energía hidroeólica.

El portavoz de Ricam, Abel Cedrés, opina que el caso herreño es “un éxito técnico pero también administrativo”, que debe incentivar ahora a abrir un debate técnico sobre la conveniencia o no de la introducción del gas licuado en Canarias para generar electricidad, a la que se opone este clúster por considerar que frenará el avance de las renovables. “El gas es una decisión que se tomó en 1988, se montaron los ciclos combinados, pero no se ha ejecutado, y la tecnología de las renovables ha avanzado ya mucho en esos años”, subrayó Cedrés.

Por ello, el portavoz y directivo de Ricam cree que “es el momento de hacer ese debate técnico, y sacarlo de la lucha partidista: hay un Gobierno regional nuevo; en Gran Canaria el Cabildo no quiere planta regasificadora y en Tenerife el proyecto está parado por los tribunales, por lo que no habría lugar a indemnizaciones”.