SANTA CRUZ

Prevén iniciar este mes la reforma de la iglesia de El Sobradillo

IGLESIA EL SOBRADILLO
El entorno de la torre de la iglesia permanece vallado por los posibles desprendimientos. / S. MÉNDEZ

POR FULGENCIO DÍAZ

La iglesia dedicada a Nuestra Señora del Carmen, ubicada en el santacrucero barrio de El Sobradillo, espera que tras casi una década de abandono se produzca la reparación de su campanario, hoy cercado por vallas y señales de peligro por derrumbe. Los desperfectos, producidos por el paso del tiempo y la lluvia, amenazan con precipitar los cascotes sobre visitantes y vecinos que se acercan a la parroquia.

Son muchos los residentes en la zona que opinan que las obras de reparación “no llegarán a tiempo para las fiestas de este año”, ya que El Sobradillo celebra sus fiestas patronales en honor de la Virgen del Carmen el primer domingo de septiembre.

Varias vecinas de la Asociación 7 Islas se lamentan por no poder darle uso. Dolores Negrín, más conocida en el barrio como Lola, comenta que hace más de 10 años que no se puede “subir a tocar la campana”, trastocando en muchas ocasiones las llamadas a las misas de los feligreses que allí se congregan, y las fiestas del barrio en las que antiguamente se escuchaba sin cesar el redoble de las campanas.

Candelaria Alemán recuerda con nostalgia la última vez que sonaron las campanas, ya que, por desgracia, fue cuando falleció su marido, y ya en aquella época indica que la zona del campanario “se veía que estaba medio estropeada”.

La tramitación del proyecto, ya culminada, ha retrasado su plasmación

El párroco del barrio del Suroeste (además de Llano del Moro, El Tablero y Machado) desde hace cinco años, José Manuel García Matos, cree que el inicio de los trabajos de mantenimiento de la iglesia son inminentes: “Están a punto de empezar, se espera que la empresa a la que se ha adjudicado el trabajo comience durante este mismo mes”. García Matos defiende que pese a la necesidad que supone la reparación y el peligro con el que amenazan los cascotes del edificio -fragmentos de pared- que sobresalen de la fachada, “se ha hecho de manera rápida”, ya que cree que “con la situación de crisis que vivimos, comprendemos que las personas que pasan hambre y están en situaciones de pobreza están primero que la reforma de nuestra iglesia”.

José Manuel Lorenzo, representante de Cáritas Diocesana y catequista en la que fuera una Ermita hasta los años 60 del pasado siglo, estima que la conclusión de los trabajos será a finales de este mismo año, y comenta, que los trabajos no se han podido llevar a cabo antes “porque se exigió una cédula de habitabilidad”, trámite con el que ya se ha cumplido.

Manolo, como lo conocen su más allegados, descarta que se haga una torre del mismo tamaño que la del actual campanario, por motivos estrictamente económicos, “se hará más pequeña por que las cosas no están como para tirar cohetes”.

Desde la Diócesis Nivariense, a través de Víctor Oliva García -ecónomo de la Diócesis-, se resta importancia a los desperfectos que sufre la estructura concerniente a la zona del campanario de la iglesia, asegurando que “no se trata de una obra de envergadura, los trabajos serán de mantenimiento”.

Oliva estima que los gastos de mantenimiento rondarán la cifra de los 30.000 euros y detalla que en la reforma “se procederá a quitar el último cuerpo del campanario, en los que se ha acumulado una gran cantidad de humedad y oxido en los hierros con los que fue construida”.

Fuentes de la Concejalía del Distrito Suroeste aseguran que “se faciltará en todo lo posible” la reforma de la iglesia de El Sobradillo, dedicada a la patrona de los pescadores, cuyo inmueble pertenece al Obispado de la provincia de Santa Cruz de Tenerife.