BALONCESTO

Se habla en español

Los técnicos españoles son, por fin, profetas en su tierra. La admiración despertada por los entrenadores en nuestro país ha calado definitivamente en España, donde la próxima edición de la Liga Endesa contemplará como 15 de sus 18 entrenador habrán nacido en nuestro país. En caso de que finalmente sea admitido el Ourense, Gonzalo García de Vitoria, su entrenador, será el décimo sexto técnico español que dirigirá en ACB.

Solo tres clubes, Baskonia, Fuenlabrada y Murcia apostarán por preparadores extranjeros. Velimir Perasovic y Zan Tabak, croatas, ya han dirigido en ACB, mientras que los murcianos e fijaron en Fotis Katsikaris, seleccionador griego, que ya entrenó en su momento a Bilbao y Valencia, por lo que todo parece quedar en casa. El nivel de preparación de los entrenadores españoles, los éxitos cosechados en categorías inferiores de la selección española y su metodología de trabajo parecen las claves para que todo ello ocurra. Israel Martín, técnico insular que dirige a los Bakken Bears daneses, reconocía que a los entrenadores nacidos en España “están muy bien considerados lejos de nuestro país” algo que se ve con el simple hecho de ver como el diferentes ligas, sobre todo americanas, son muchos los técnicos que han buscado las oportunidades negadas en España.

Otro tinerfeño que ha tenido que salir para entrenar, Iván Déniz, recalcaba en su último visita a la Isla que las circunstancias para los entrenadores españoles “están mal” debido a “los problemas económicos del país” pero recalcó que “por preparación, fundamentos y trabajo” los técnicos hispanos “no tienen nada que envidiar a los de otros países”. Llama especialmente la evolución de un grupo de entrenadores que han pasado de ser asistentes a principales en las últimas temporadas. Un ejemplo de ello es Ibón Navarro, que fuera ayudante en el Tenerife Baloncesto, que tras serlo en Baskonia decidió este año probar fortuna en el Manresa.

Similar es el caso de Diego Ocampo, con pasado LEB y como ayudante, que será el encargado de dirigir el curso próximo al Estudiantes, o Joaquín Ruiz, mano derecha del malogrado José Luis Abós que se ha quedado al frente del CAI Zaragoza tras una temporada nada sencilla para el entrenador. El tinerfeño Alejandro Martínez será, un año más, el preparador que más tiempo consecutivo lleve en un mismo banquillo después de haber llegado en 2003 al del CB Canarias.

El lado opuesto
Pero si los entrenadores son prácticamente todos españoles, no sucede precisamente lo mismo con los jugadores.

A pesar de la medida de los cupos, que busca garantizar un número mínimo de españoles en cada club, lo cierto es que con la facilidad a la hora de poder conseguir pasaportes comunitarios o cotonou la llegada de jugadores extranjeros a la Liga Endesa es cada vez mayor. Curiosamente, a diferencia de lo que sucedía años atrás, la llegada de esos jugadores no garantiza ni mucho menos la calidad de esas contrataciones pues desde un tiempo a esta parte la LIga Endesa se ha convertido en una competición vendedora, generalmente a destino con mucho potencial económico como son los casos de Rusia o Turquía. Sin ir más lejos, el último caso se ha dado este verano cuando Quino Colom, pretendido por varios clubes españoles, prefirió escoger la oferta del Unics Kazan ruso que le garantizaba un suculento contrato.