SOCIEDAD

Solucionar la vida al autónomo

Desde ATA confían en que el número de autónomos crezca en España en 550.000 personas en cuatro años. / EP
Desde ATA confían en que el número de autónomos crezca en España en 550.000 personas en cuatro años. / EP

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha planteado una decena de propuestas para el colectivo de trabajadores por cuenta propia que considera “prioritarias” para el impulso del autoempleo en España. Articuladas en varios ejes y bajo el título Solucionar la vida a los autónomos, las propuestas de ATA pasan por introducir cambios en la fiscalidad, en la cotización a la Seguridad Social y en la protección social de los autónomos, entre otros ámbitos de actuación.
El presidente de ATA, Lorenzo Amor, declaró que “no podemos permitir perder de nuevo el tejido empresarial que se ha mantenido y que hemos recuperado durante la crisis. Hay que consolidar a los empleadores para afianzar la creación de empleo”. “Creemos”, continuó, “que en los próximos cuatro años puede crecer el número de autónomos en España en 550.000 personas. Es posible si se toman las medidas que lo fomenten”.

Según Amor, “la mejor política para el empleo es apoyar a los que lo crean, y esos son los autónomos”. En concreto, ATA propone extender el periodo de la tarifa plana de 50 euros de 6 meses a un año y que de ella se puedan beneficiar también los autónomos societarios. De la misma forma, plantea que aquellos autónomos que se hayan acogido al procedimiento de segunda oportunidad, puedan volver a establecerse como trabajadores autónomos haciendo uso de esta tarifa.

En materia de Seguridad Social, ATA ve “excesivo” el recargo del 20% que se aplica por retrasarse en el pago de cotizaciones y propone que sea progresivo y penalice la reincidencia. Así, para el primer retraso, plantea un recargo del 5%; para el segundo, del 10%, y a partir del tercero, del 20%.

La organización pretende que los autónomos coticen en función de lo que trabajan y que las altas y bajas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) que se producen cierto día de un mes no conlleven pagar el mes completo de cotización. También aboga por que los autónomos puedan cambiar la base de cotización trimestralmente para adaptarla a los ingresos e incluso que puedan abonar las cotizaciones trimestralmente en vez de mensualmente, como sucede en la actualidad.
En materia de protección social, ATA reclama el establecimiento de una ayuda de 426 euros mensuales durante al menos seis meses para aquellos autónomos que hayan agotado la prestación por cese de actividad. Asimismo, apuesta por permitir a los autónomos cobrar la pensión de jubilación desde el día siguiente a que se alcance la edad legal para ello, y por incluir los créditos públicos en los mecanismos de segunda oportunidad para autónomos personas físicas. Se trata, según explicó Lorenzo Amor, de un decálogo, no solo de cara a las próximas elecciones, “sino a consolidar a los autónomos como protagonistas de la creación de empleo”.

Facturas pendientes de cobro

Hay que tener en cuenta que, según informó ayer Cepyme, el 44% de las pymes tiene facturas pendientes de cobro (con retraso sobre el plazo legal). Dentro de este 44%, el 11% de las pymes tiene más del 10% de su cifra de ventas en situación de mora. Además, el 13,5% de las pymes posee más del 5% de su cifra de ventas en situación de impago. Pese a todo, los indicadores de morosidad empresarial han experimentado una “leve mejora” durante el primer trimestre del año. El plazo medio de pago se ha reducido hasta los 79,5 días y el porcentaje de crédito comercial en mora se ha reducido al 69% del total de facturas pendientes de pago.

La mejor política para el empleo: apoyar a quien lo crea

– Cotización por ingresos reales. Los autónomos deben cotizar por los rendimientos netos que reciben. Para ello se debe establecer una base mínima similar al salario mínimo interprofesional. Así, todo aquel autónomo persona física cuyo rendimiento este por debajo del SMI estará exento de cotizar aunque sí esté obligado a tributar. La propuesta incluye establecer cinco tramos de cotización: una mínima y tres intermedias a la máxima para que los autónomos tengan una cotización adecuada a los rendimientos netos, manteniendo eso sí la voluntariedad para que aquellos que quieran cotizar por encima de sus rendimientos netos puedan hacerlo.

– Altas y bajas. En el caso de altas o bajas dentro del mes en curso y no a día 1 o final del mismo, no se abonará la cotización mensual completa, sino la prorrateada por días de alta o en todo caso la mitad de la misma correspondiente a la primera o segunda quincena.

– Cambio de base. Poder cambiar de base de cotización cuatro veces al año, es decir, trimestralmente.

– Pago en las cotizaciones. Abonar las cotizaciones trimestralmente y no de forma obligatoria cada mes como ocurre ahora.

– Evitar la penalización. Sistema progresivo de recargo que contemplará la reincidencia o reiteración en los retrasos. Así, en el primer retraso el recargo será del 5%, en el segundo, del 10%, y a partir del tercero, del 20%.

– Reforzar lo que funciona. Es decir, ampliar la tarifa plana de 50 euros de 6 a 12 meses y ampliarla además a autónomos societarios con las mismas características y derechos que los autónomos persona física.

– Segunda oportunidad. Permitir que aquellos autónomos que hayan fracasado y se hayan acogido a segunda oportunidad puedan reemprender con la tarifa plana de 50 euros y todos aquellos incentivos de apoyo que tienen los nuevos emprendedores.

– Ayuda de 426 euros. Establecer una ayuda de 426 euros durante 6 meses para aquellos autónomos que siendo beneficiarios de la prestación por cese de actividad hayan agotado la misma.

– Pensión. Considerar el inicio para el abono de la pensión de jubilación a los autónomos desde el día siguiente a que alcance la edad legal de jubilación, una vez reconocida la prestación, como sucede con los asalariados.

– Créditos públicos. Inclusión de los créditos públicos en los mecanismos de segunda oportunidad para autónomos persona física.