CD TENERIFE

Toñito, 10 años después

Toñito participa en un rondo junto a los dos Cristian del cadete A del Sporting Tenerife. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
Toñito participa en un rondo junto a los dos Cristian del cadete A del Sporting Tenerife. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

El sábado 27 de agosto de 2005 no había nadie más ilusionado que Antonio Jesús García Toñito en el Heliodoro Rodríguez López. El futbolista orotavense regresaba a casa. Lo hacía después de un brillante periplo en Portugal, pero la tierra tira y en aquella campaña Toñito volvía al club del que salió con 18 años para emprender una aventura profesional que se le negó en la Isla. Aquel sábado Toñito fue feliz, muy feliz.

Como la historia es caprichosa, 10 años más tarde el CD Tenerife vuelve a debutar en casa ante el Nástic de Tarragona, el mismo que visitó el coliseo blanquiazul en esa señalada fecha, pero en circunstancias muy diferentes. “Aquella plantilla era posiblemente la mejor de la categoría y estaba hecha para pelear por el ascenso”, recordaba ayer el exfutbolista orotavense después de haber dado una charla a los futbolistas del cadete A del Sporting Tenerife, el equipo que entrena y con el que mantiene viva su pasión por el fútbol.

“Este Tenerife es muy diferente y aunque los objetivos son diferentes, también está apuntalado por jugadores de la cantera”, cuenta antes de seguir echando la vista atrás para repasar aquel duelo ante el Nástic en el que lo más que recuerda es “la ilusión y las ganas que teníamos de ganar y de agradar a nuestra gente”. Y el Tenerife cumplió ganando 3-1 y remontando el tanto inicial de los catalanes.

Aquella temporada el proyecto se torció pese a que el equipo, con el Tigre Barrios al frente, fue líder de la categoría y estuvo muchas semanas en puestos de ascenso y de liguilla. “Hubo muchos problemas extradeportivos y todo se vino abajo”, rememora Toñito, que afrontó aquella campaña como el mayor reto de su carrera y volvió a la Isla “sacrificando dinero” y firmando por una temporada cuando pudo haber obtenido un compromiso más largo, pero “no vine a engañar ni a robar porque quien me conoce sabe que el aspecto económico siempre estuvo en un segundo plano para mí”.

El orotavense, que pide que “este domingo se repita el resultado de hace 10 años” ante el Nástic, mostró su sorpresa por la derrota blanquiazul en Soria. “Cuando vi que ganábamos 1-2 en el descanso pensé que el partido no se iba a escapar”. Y su convicción estaba basada en lo que había visto en pretemporada. “Me encantó el equipo cuando jugó en Las Palmas, me gustó muchísimo”, argumenta el talento norteño que encontró a un Tenerife “bien plantado, agresivo y solvente”, pero tiene claro que un atropello como el sufrido por los blanquiazules en la segunda parte “solo lo pueden entender los que han competido en una categoría como la Segunda División”.