SOCIEDAD

Los trabajadores del call center de Movistar se declaran en huelga indefinida

Los trabajadores de la empresa Emergia, que presta servicios de call center a Movistar, inician hoy lunes una huelga indefinida una vez que han dado por rotas las negociaciones que mantenían con la empresa en el Tribunal Laboral Canario.

Los sindicatos convocantes, la Federación de Servicios de UGT y la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras Canarias, denunciaron el pasado viernes la falta de disposición de la empresa a resolver el conflicto por negarse a la liberación laboral de los trabajadores afectados por las negociaciones que se han venido celebrando durante este mes.

A través de un comunicado, los sindicatos recuerdan que el pasado 10 de julio se alcanzó un acuerdo con la empresa para iniciar negociaciones tendentes a resolver el conflicto. La primera de estas reuniones se celebró el 15 de julio, alcanzándose el compromiso, por parte de Emergia, de que los trabajadores que participaran en las reuniones estarían liberados de sus obligaciones laborales, explican los sindicatos.

Añaden que en la siguiente reunión, celebrada el 24 de julio, la empresa decidió “unilateralmente” romper este acuerdo, al tiempo que “se negó” a proporcionar a los trabajadores los documentos que habían solicitado para llevar a cabo su labor.

Durante estas negociaciones, los trabajadores habían suspendido sus movilizaciones, pero ante la ruptura de los acuerdos, han decidido reanudar a partir de hoy las acciones de reivindicación, que ahora tendrán carácter indefinido, informan UGT y CCOO.

SOLICITUD AL TRIBUNAL LABORAL

Los sindicatos recuerdan que Emergia es una empresa subvencionada, por lo que han pedido al Tribunal Laboral Canario que convoque a la Consejería de Empleo del Gobierno regional y a la empresa Movistar, como cliente exclusivo de Emergia.

Aclaran, además, que se trata de una empresa que recibe una subvención de más de 662.000 euros y que está acogida a los beneficios de la ZEC. A su vez, señalan que la Consejería Empleo subvenciona los cursos de formación y contribuye económicamente por cada contratación.

Los motivos del conflicto, indican los sindicatos, radican en que la empresa “supera con creces los registros de lo que es intolerable en las relaciones laborales”. A este respecto, aseguran que se ha dado el caso de hasta 80 trabajadores de baja y la necesidad semanal de que acuda una ambulancia al centro de trabajo para atender a un trabajador.

Según UGT y CCOO, “estas bajas son, en su más alto porcentaje, casos de crisis de ansiedad motivadas por el control abusivo que se ejerce sobre la actividad de los trabajadores y unos parámetros de evaluación que sólo pueden ser calificados de demoníacos”.

Afirman que se penaliza incluso a los trabajadores “por extenderse cinco minutos en la jornada laboral por estar atendiendo a un cliente, o que los trabajadores deben estar veinte minutos antes para poner en marcha los equipos y poder fichar cuando comienza su turno porque si se retrasan un solo segundo serán penalizados”.