NORTE

Verónica Rodríguez: “No haré nada que perjudique al Puerto, todo lo contrario”

Foto FRAN PALLERO
Foto FRAN PALLERO

Es el tercer mandato que el CIT está presidido por una mujer, una cuestión a la que ella no le da mayor importancia. Motivada por la anterior junta de gobierno y fundamentalmente por su antecesora, Hortensia Hernández, el 10 de junio asumió la presidencia de una institución con la que siempre ha tenido vinculación durante su etapa como concejal de Cultura, cargo que abandonó en octubre de 2014 por discrepancias con la entonces alcaldesa y compañera de partido, Sandra Rodríguez (CC).

-Uno de sus objetivos es extender las actividades que organiza el CIT a otros puntos del municipio, ¿qué va a hacer para lograrlo?

“Todavía las estamos planificando, porque nos cogió los meses de verano y muchos miembros de la junta están de vacaciones. Lo que sí es cierto es que se habló de replantear cada uno de los proyectos y darle una nueva visión. No sabemos cómo lo vamos a enfocar, pero lo importante es que no se eliminarán ninguno de los que hasta ahora ha desarrollado el CIT porque todos son muy interesantes y valiosos a la hora de dar a conocer el Puerto de la Cruz, pero podemos trabajarlos más y darles un mayor realce”.

-¿No teme que estos cambios no le sienten bien a los socios?

“No, porque han sido ellos quienes los han animado y han propuesto que el CIT se reinvente. Por eso creo que se han fijado en alguien nuevo, que puede aportar ideas diferentes para mejorar lo que ya existe, que de por sí es bastante bueno. Pero queremos crecer y captar nuevos socios para seguir siendo una institución que genere respeto”.

-¿Se plantea nuevos proyectos?

“Estamos valorando nuevos proyectos en los que la formación sea la piedra angular, sobre todo vinculada al sector turístico, porque al vivir mayoritariamente de los visitantes la ciudad debe renovarse y superarse. También tenemos fijada la vista en las nuevas tecnologías con proyectos que redunden en la ciudad. Hay muchas iniciativas a las que todavía no les hemos podido dar forma pero en septiembre, cuando las reuniones serán más continuas, se hará”.

-¿Es difícil dedicarse de forma altruista a un trabajo que lleva mucho tiempo y buscar recursos constantemente?

“Cuando te apasiona lo que haces no. Y a mí me apasiona, soy una enamorada del Puerto de la Cruz. Toda mi vida gira en torno a esta ciudad aunque no vivo aquí. Yo tengo experiencia en lo público, donde di mis primeros pasos laborales como abogada, y pese a que mi profesión siempre la he desarrollado en el ámbito de lo privado, he tenido el mono por volver. La política me volvió a abrir esa puerta y la disfruté mucho, trabajé muy a gusto y hubo momentos en los que me gustó más que mi profesión. Por eso cuando el CIT me planteó presentarme pensé que era una buena opción de volver a trabajar por mi municipio y tener ese contacto con los ciudadanos. No me importa no cobrar, no lo valoro, es mucha la satisfacción personal que me da. Quizás si cobrara no lo disfrutaría tanto”.

-¿Le quedaron ganas entonces de seguir en política activa?

“Yo hubiera seguido de no haber pasado todo lo que pasó. No lo dejé por propia voluntad, las circunstancias me obligaron por estar en un sistema que no apoyaba ni aprobaba, y como las cosas no se quisieron cambiar, no iba a estar en un sitio en el que no me encontraba a gusto”.

-¿Su dimisión ha quedado en un mal recuerdo?

“No tengo un mal recuerdo. El único amargo es la muerte de Marcos Brito”.

-¿No se arrepiente de la decisión que tomó?

“Para nada. Yo tengo las ideas muy claras. Dos años antes de que falleciera Marcos Brito dije lo que iba a pasar si las cosas continuaban como estaban. Desafortunadamente, Marcos nos dejó y por eso tomé la decisión de irme. Pero al ser la candidata Sandra Rodríguez también lo hubiese hecho por los motivos que siempre expuse. Continué con mi despacho y volví a mi profesión y a mi vida normal. Yo ya tenía vida antes de la política”.

-¿Le sorprendió que Lope Afonso le diera Cultura a Sandra Rodríguez, una de las áreas que usted gestionaba?

“Sí, aunque sabía el interés que la compañera tenía por coger Cultura y porque además hizo manifestaciones en prensa. No sé si fue un ofrecimiento del alcalde o una imposición del pacto PP-CC. Lo que sí me sorprendieron fueron esas manifestaciones y me extraña que sea ella quien lidere ahora esta concejalía”.

-¿Ha pensado cómo coordinará el trabajo con el área de Cultura en Mueca, un festival en el que el CIT colabora mucho?

“Sin ningún tipo de problemas porque el CIT trabaja para el municipio no para el Ayuntamiento y Mueca es un proyecto del Puerto de la Cruz. Por lo tanto, no va a haber ningún problema para que la presidenta del CIT trabaje codo a codo con cualquier proyecto que redunde en el bien de la ciudad. Y más del área de Cultura, que forman parte de mí porque algunos los recuperé yo y por tanto me voy a involucrar igual o más que cuando era concejal. Accedo a la presidencia del CIT consciente de que voy a trabajar y estar por encima de las cuestiones o puntos de vista que puedan ser diferentes a los que tengan otras personas. Siempre he trabajado en equipo y lo seguiré haciendo. Jamás haré nada que perjudique al Puerto de la Cruz, todo lo contrario”.