CANDELARIA

La Virgen de todos

El tiempo acompañó durante la ceremonia que representa la aparición de la Morenita a los guanches. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
El tiempo acompañó durante la ceremonia que representa la aparición de la Morenita a los guanches. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Candelaria vive hoy su día grande. La Villa Mariana se convierte en el epicentro de un sentimiento religioso con una indiscutible proyección social. Desde ayer a primera hora, miles de peregrinos procedentes de todos los rincones de la Isla han ido llegando a la Basílica y abarrotando los espacios públicos de esta localidad. La mayor afluencia de visitantes se produjo al caer la noche, aunque el flujo incesante se prolongó hasta entrada la madrugada. Un año más, la superficie de la plaza central se quedó pequeña para acoger a una multitud de todas las edades, la mayoría con el cansancio reflejado en sus rostros después de largas caminatas por senderos y caminos rurales. Las fuertes lluvias caídas en los últimos días, que ha disipado el riesgo de incendios por los lugares de tránsito, fue el tema de conversación más común entre los caminantes. La interpretación del Ave María, por Chago Melián, y las malagueñas de Fernando Santana se convirtieron en el momento estelar de la noche y provocó que se escaparan algunas lágrimas.

Previamente se celebró la representación del hallazgo de la Virgen de Candelaria, una ceremonia con más de dos siglos a sus espaldas y que, además, es la única del Archipiélago que recuerda a los antiguos pobladores de las Islas. El acto, protagonizado por más de medio centenar de integrantes del colectivo Los Guanches de Canarias, volvió a escenificar el descubrimiento de la imagen por parte de los aborígenes en la playa de Chimisay. A su término se procedió a la celebración de la procesión nocturna, que realizó el recorrido desde la Basílica hasta El Pozo y regreso de nuevo al templo. Un recorrido que fue seguido por miles de fieles.

La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G. La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G. La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G. La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G. La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G. La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G.
<
>
La admiración por la Virgen produjo imágenes conmovedoras. / A.G.

La Villa Mariana acogerá hoy diversas actividades institucionales y populares. A las 9 de la mañana, en la Basílica, se procederá a la ofrenda de La Guanchería, de Los Realejos. Una hora después está prevista la llegada del millar de deportistas que participan en la XXIV Ofrenda Floral Atlética, uno de los actos más seguidos en los últimos años. A las 12, el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, oficiará la eucaristía, a la que asistirán las primeras autoridades del Archipiélago. Posteriormente, la imagen de la Virgen saldrá en procesión por la plaza. Ya por la tarde, desde las 18.30, se celebrará la ofrenda folclórica que servirá para recoger alimentos para los más necesitados.

Aprovechar el tirón de la fiesta

La otra cara de las fiestas es la de la actividad comercial que se genera. Bares, restaurantes y tiendas no cerrarán hasta mañana y se ven obligados, en muchos casos, a tirar de refuerzos para hacer frente a la avalancha de clientes. Para Helio, empleado de la Churrería el Guanche, “a partir de esta noche es una locura, no cerramos hasta el mediodía, las colas pueden llegar hasta la calle; todo el mundo quiere churros y hay quien los moja hasta en cerveza”, asegura. Jose trabaja en el Bar Candelaria, y afirma que gran parte de la caja se concentra hoy por la mañana, al coincidir la llegada de los atletas, la misa y los actos en la plaza. “Hay que aprovechar, aunque mucha gente viene con su comida y bebida en la mochila”, advierte. Fran, empleado de La Casa de las Imágenes, afirma que la gente se lleva a la Virgen en todos los formatos, desde monedas a estampitas o figuras. “Hay bastante fe, la gente sigue creyendo, aunque vendemos más los días previos y posteriores a este fin de semana”, indica. Luzmila viene con su familia desde Ecuador y vende artesanía en un puesto ambulante. “No han ido muy bien las ventas esta semana por el mal tiempo; esperemos que cambien con la caminata. Aquí ofrecemos artículos de México, Nepal y Ecuador, sobre todo ropa, bisutería y sombreros, que es lo que más se vende, con diferencia, por el sol”, afirma.