SOCIEDAD

Vivienda prevé pagar en noviembre ayudas a la Hipoteca Joven de 2009

Los afectados han realizado varias protestas durante las sesiones del Parlamento regional. / SERGIO MÉNDEZ
Los afectados han realizado varias protestas durante las sesiones del Parlamento regional. / SERGIO MÉNDEZ

Cinco años esperando por una ayuda que supuestamente les iba a permitir comprar o construir una casa. Ese es el tiempo que llevan esperando cerca de 600 beneficiarios del extinto programa Hipoteca Joven de la Consejería de Vivienda del Gobierno canario, un programa que se quedó sin presupuesto en 2010, lo que dejó sin las prometidas ayudas a 900 beneficiarios. De ellos, un total de 289 personas lograron cobrar las subvenciones entre finales de 2014 y principios de 2015, quedando otros 576 en lista de espera para la próximas tandas de abonos, previstas para 2015 y 2016, según el acuerdo adoptado en el Parlamento de Canarias en 2013, tras una serie de protestas que protagonizaron los afectados durante el Pleno de la Cámara. Varios de ellos confesaron sentirse “estafados” porque se hipotecaron con bancos que participaban en este programa, sin saber que la ayuda dependería de que hubiera disponibilidad presupuestaria.

Ahora, ya con el nuevo Gobierno regional, se ha dictado una resolución por la que se hace un requerimiento para el grupo de solicitantes de esta Hipoteca Joven con el fin de que, en el plazo máximo de 10 días, presenten la documentación corregida o que falta de sus expedientes.

El propio director del Instituto Canario de la Vivienda, José Gregorio Pérez, aclaró que “el procedimiento administrativo contempla que, una vez presentada la documentación por parte de los solicitantes, se revisará la misma y se emitirá una nueva resolución, ya con el listado provisional de solicitudes aceptadas en la que los demandantes tendrán un plazo de 15 días para aceptar la ayuda o presentar las alegaciones correspondientes, de tal forma que estimamos que durante el mes de noviembre, los solicitantes ya podrán contar efectivamente con las ayudas”.

La convocatoria de subvenciones para 2015 cuenta con una partida de 2.994.000 euros, cantidad que supuestamente permitirá seguir abonando las ayudas pendientes. A ellas pueden acceder aquellas personas que presentaron su solicitud inicial entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2012 y no se han concedido por falta de disponibilidad presupuestaria suficiente.

La lucha de la plataforma de afectados

En total, fueron 1.969 los canarios que entre los años 2009 y 2012 llegaron a solicitar esta ayuda para la autoconstrucción de viviendas o la compra de una usada, hipotecándose, con la confianza en recibir entre 1.500, 3.000 o 6.400 euros del Gobierno canario. Pero la letra pequeña de estas subvenciones, al igual que las de la Hipoteca Joven, ponía que estaban sujetas a la disponibilidad presupuestaria, si bien algunos afectados afirman que se enteraban una vez hipotecados. Y en efecto, con los recortes por la crisis, el Ejecutivo decidió priorizar otros gastos y no dotar de fondos estas ayudas.

Los afectados se organizaron y lograron en 2013 que el Parlamento les reconociera el derecho a cobrarlas, en varias anualidades, por lo que en 2014 el Ejecutivo abrió un proceso como el que se puso en marcha para abonar las subvenciones no pagadas en el caso de la viviendas usadas. En febrero, la plataforma de afectados logró que la Cámara autonómica también les diera la razón, en la misma medida que los adjudicatarios de subvenciones de todas las demás líneas de ayudas inconclusas del Plan Canario de Vivienda 2009-2012.