Aarón Afonso promete cumplir la ley que prioriza el empleo femenino

Imagen de archivo del actual consejero, Aarón Afonso (i), junto a su antecesor, Francisco Hernández Spínola. | DA
Imagen de archivo del actual consejero, Aarón Afonso (i), junto a su antecesor, Francisco Hernández Spínola. | DA

El Gobierno de Canarias está al fin dispuesto a cumplir con la Ley canaria de Igualdad entre Mujeres y Hombres y activará las medidas necesarias para mejorar la empleabilidad de las mujeres, dando ventajas a quienes faciliten el cumplimiento de tan ambicioso objetivo.

Así lo reconoció ayer el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, Aarón Afonso, en respuesta a una pregunta formulada al respecto por la diputada de Nueva Canarias María Esther González en comisión parlamentaria celebrada ayer.

Tales medidas , explicó Afonso, tendrán carácter transversal y “desde cada consejería se tendrá que estudiar cada una de las acciones (subvenciones, contrataciones, colaboraciones, entre otras) de forma individualizada” para avanzar en pos de la igualdad entre hombre y mujer.

En realidad la ley ya obliga per se a todos los centros directivos de la Comunidad Autónoma para que cumplan directrices tales como la representación equilibrada de hombres y mujeres a la hora de los nombramientos ya sea en sus propios órganos como en aquellos en los que participe de forma colegiada.

MARCA DE EXCELENCIA
En cuanto a los efectos en la contratación pública, es el artículo 13 de la referida ley, promulgada hace ya cuatro años, que faculta a los órganos de contratación de la administración autonómica a favorecer “las proposiciones presentadas por aquellas empresas que, en el momento de acreditar su solvencia técnica, tengan la Marca de Excelencia Canaria de Igualdad o desarrollen medidas destinadas a lograr la igualdad de oportunidades”.

Eso sí, la norma ya viene con cortapisas destacadas: dichas proposiciones tienen que igualar en sus términos a las más ventajosas y todo debe ser “sin perjuicio de lo establecido en la Ley” de Contratos del Sector Público.

Por lo que respecta a las subvenciones, el artículo 14 de la ley canaria de Igualdad es algo más tajante, ya que además de favorecer en la concesión de las mismas a quienes favorezcan más los objetivos perseguidos, se incluye una prohibición de ayudar a “empresas sancionadas o condenadas por resolución administrativa firme o sentencia judicial firme por alentar o tolerar prácticas laborales consideradas discriminatorias por la legislación vigente”.

EL PAPEL DEL ICI
Durante su intervención en la comisión parlamentaria, el consejero señaló al Instituto Canario de Igualdad (que precisamente se llama así desde que fue promulgada esta ley de 2010, antes Instituto Canario de la Mujer) como el órgano responsable de impulsar las políticas de igualdad.

Afonso recordó igualmente que que las administraciones públicas de Canarias tienen la obligación de programar actuaciones para eliminar las discriminaciones directas e indirectas por razón de género que continúen detectándose, entre ellas, la desigual situación de mujeres y hombres en desempleo, la desigual percepción de rentas por este motivo y las brechas de género en el empleo y el salario que se producen por las distintas condiciones de partida ante el mercado laboral.

Incumplimientos y lenguaje sexista
La comisión parlamentaria de Gobernación, Justicia, Igualdad, Diversidad y Juventud celebrada ayer permitió comprobar, además del anuncio del consejero Presidencia, Justicia e Igualdad Aarón Afonso de cumplir con la ley canaria de Igualdad, saber de algún incumplimiento sonado de la misma. Así, la diputada del Nueva Canarias María Esther González explicó que en la convocatoria de subvenciones correspondiente a 2015 en el ámbito de colaboración de Comunidad Autónoma, universidades e instituciones sin ánimo de lucro no se cumple tal normativa aprobada en febrero de 2010.

El incumplimiento se debe a que en la convocatoria se da prioridad primero a jóvenes de entre 26 y 30 años, a mayores de 45 años o de larga duración, y a mujeres víctimas de violencia machista, pero no se incluye a mujeres de colectivos empobrecidos, entre otros, indicó la diputada de Nueva Canarias. Además, agregó María Esther González, en la orden se mantiene un lenguaje machista, por cuanto se dirige a trabajadores y desempleados pero no a trabajadoras y desempleadas.

Afonso reconoció que hay cierta dificultad con el lenguaje sexista y apostó por mejorar la formación para avanzar en un lenguaje que no lo sea.

Por su parte, la diputada de Coalición Canaria Elena Luis coincidió con el consejero en la necesidad de potenciar las medidas de acción postiva (anteriormente conocidas como de discriminación positiva) en las políticas de empleo para favorecer la igualdad real entre hombres y mujeres.