ARAFO

Un albergue rural en busca de turismo

Los concejales Juan Ramón Martín y Luis Domingo Marrero, en la zona de pinar de Perdomo. / DA
Los concejales Juan Ramón Martín y Luis Domingo Marrero, en la zona de pinar de Perdomo. / DA

Arafo tuvo su núcleo originario en los parajes conocidos como Perdomo y El Aserradero, pero la erupción de del volcán de las Arenas en 1705, motivó el desplazamiento del casco hacia el norte, alejándose de las lavas. Doscientos años después, la zona de Perdomo se convertirá en un gran área recreativa de 7.000 metros cuadrados y muy cerca se instalará un albergue rural.

“Las características que tiene la zona de Perdomo le hacen especial para que cuente con distintos servicios vinculados a la naturaleza y, por ello, vamos diseñar un albergue rural en este ámbito de nuestro municipio”, comentan los concejales Obras y Medio Ambiente y Urbanismo, Juan Ramón Martín y Luis Domingo Marrero, respectivamente. “La idea que tenemos es que la capacidad del mismo sea para medio centenar de usuarios, así como que el edificio que se construya deberá integrarse en el medio, es decir, que se mimetice con el paraje natural”, expresan ediles del grupo de gobierno.

Martín y Marrero manifiestan que “no solo queremos que esta futura instalación sea un lugar para descansar o asearse, sino que además que cuente con un comedor y un aula de la naturaleza y de interpretación, para que todo residente o turista que acuda a este albergue rural conozca un poco más sobre nuestro municipio”.

Los concejales también resaltan que contar con dicho complejo en Perdomo “animaría al desarrollo de determinados deportes vinculados a la naturaleza, como el senderismo”. “Otro uso que tendrá dicho complejo -agregaron- será el de albergar a los niños que cada verano nos vienen de campus, como son los de la lucha, y ello nos ahorraría la búsqueda de alojamiento”, explican los ediles, que añaden que, de este modo, que “la idea se la vamos a presentar en breves fechas al Cabildo de Tenerife para que ayude con la financiación, ya que el proyecto técnico del albergue y los terrenos para proceder a su construcción lo ponemos desde el Ayuntamiento”.
Martín y Marrero consideran que la inversión necesaria no es elevada en comparación con otras infraestructuras, además entienden que dada la repercusión se podrían conseguir subvenciones europeas para el desarrollo de la obra.