HISTORIAS DEL EUROBASKET

Alemania, grande sin Dirk Nowitzki

El equipo alemán sorprendió a todos tras una primera fase muy discreta| DA
El equipo alemán sorprendió a todos tras una primera fase muy discreta| DA

Cuando el pasado jueves sonó la bocina de final de partido entre Alemania y España, una imagen dio la vuelta al planeta cestista. Dirk Nowitzki no podía contener el llanto, sus lágrimas eran las de miles de alemanes que habían soñado con poder pasar la eliminatoria, con haber podido ser una alternativa real al título alrededor de la estrella que minutos más tarde anunciaría su retirada de la selección; los alemanes soñaban con repetir el Eurobasket de 1993 y con que Nowitzki pudiera ser su nuevo Chris Welp.

Welp había nacido el 2 de enero de 1964 en Delmenhorst, ciudad de la Baja Sajonia. Sus 2,13 metros provocaron que la Universidad de Washington se fijara en él, por lo que hizo las maletas con la intención de emular a los dos teutones que habían logrado hacer carrera en la NBA: Detlef Schrempf y Uwe Blab. Acabaría siendo el máximo anotador histórico de los huskies, lo que llevó a fuera elegido en la decimosexta posición del Draft de 1987 por Philadelphia 76ers. Aquella fue una de las promociones de mayor nivel que se recuerdan, pues Welp se vio superado en la elección por David Robinson, Scottie Pippen, Kevin Johnson, Horace Grant o Reggie Miller.

Nuestro protagonista jugaría en Golden State y San Antonio, además de Philadelphia, antes de hacer las maletas y regresar a su país tras un paso por la NBA demasiado discreto. El Bayer Leverkusen sería su destino. Alemania tenía que ser su reválida después de un periódico académico tan prometedor y otro profesional tan decepcionante así que puso sus ojos en el Eurobasket de 1993 que se disputaría en su país. Pero los alemanes no entraban en ninguna quiniela antes del comienzo del torneo y tampoco una vez empezado el mismo ya que, tras acabar segunda de su grupo en la primera fase, por detrás de Estonia, en la segunda quedaría cuarta, entrando en las eliminatorias in extremis, en el último puesto.

A partir de ahí todo cambió. España fue su primera víctima al caer por 77-79, la semifinal, frente a Grecia, se resolvería por solo tres puntos (76-73) antes de llegar a la final, en la que superaron a Rusia (71-70) en Berlín.

Especialmente emocionante, y dramático fue el duelo de cuartos con españa, en el que Alemania logró clasificarse en la prórroga, después de que Azofra fallara un tiro libre, y gracias a que Welp lograra la canasta decisiva en el último segundo, casi desde la línea de tres.

Es el mayor logro alemán en lo que se refiere a este deporte, pero la historia, como el jueves pasado, acabaría entre lágrimas. Christian Welp fallecía el pasado mes de marzo, víctima de una insuficiencia cardiaca, a la edad de 51 años. Para el recuerdo quedará aquel Eurobasket en el que un grupo de casi desconocidos lograron hacerse con una de las medallas de oro más sorprendentes de la historia.