güímar

La Bajada de El Socorro volverá a congregar hoy a miles de personas

La salida de la imagen de madrugada es uno de los momentos de mayor emoción. | ANDRÉS GUTIÉRREZ
La salida de la imagen de madrugada es uno de los momentos de mayor emoción. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Un año más, como cada 7 de septiembre, aunque sea día laborable como hoy, miles de personas se darán cita desde las seis de la mañana en la plaza de San Pedro de Güímar para acompañar a la Virgen de El Socorro en su tradicional visita anual a la ermita que da nombre en la playa de Chimisay donde se le apareció a los guanches hace cinco siglos.

La Bajada de El Socorro está considerada la romería más antigua de Canarias y en ella se conjugan el fervor popular con el religioso, en donde la tradición se envuelve en olor a albahaca y la generosidad entre los vecinos de Güímar y los visitantes la convierte en una cita remarcada en el calendario. La Bajada comenzará a las siete de la mañana, tras la misa ofrecida por el obispo Bernardo Álvarez, y transcurrirá durante seis kilómetros hasta llegar pasadas las once de la mañana a la ermita de El Socorro, en donde durante todo el día se celebrarán diferentes actos, como el encuentro con los guanches, hasta que el martes por la tarde regrese de nuevo a San Pedro.

El recorrido y los actos previstos
El recorrido se inicia, tras la misa a las seis de la mañana en San Pedro, sobre las siete, cuando la Virgen del Socorro baja hasta la Ermita del Calvario, en donde tras el descanso comienza la Bajada hasta la ermita. Tras la llegada a la ermita se celebra a las doce la misa de recibimiento y por la tarde se traslada la imagen a la Cruz de Tea existente en el Llano de la Virgen y se realiza la ceremonia de la aparición de a los guanches, a su finalización, procesión de regreso a la Ermita del Socorro. Ya de noche, tras una misa dedicada a los fieles difuntos se celebra la denominada procesión de Las Candelas. El martes, festivo en Güímar, es el día grande de El Socorro, más litúrgicos, que terminan esta jornada con la subida de la Virgen de regreso a la Iglesia de San Pedro de Güímar, al son del tajaraste.