tribunales

Canarias registró una media de 195 condenas al mes por delitos contra la seguridad vial

Los juzgados de lo Penal de Canarias dictaron un total de 2.344 sentencias condenatorias motivadas por delitos contra la seguridad vial durante el año pasado, lo que supone una media de 6,4 al día, 45 a la semana o 195 al mes por exponer de forma más gráfica hasta qué punto este sector condiciona el funcionamiento de esta jurisdicción, especialmente deficitario en partidos judiciales como el de Santa Cruz de Tenerife.

Así lo detalla la información remitida desde la Fiscalía General de Canarias para la confección de la Memoria de la Fiscalía General del Estado, que se hizo pública el pasado martes con motivo de la celebración de la Apertura del nuevo Año Judicial.

De esas 2.344 condenas, la práctica totalidad (97%) se debe a dos conductas delictivas: conducir bajo los efectos de las drogas (sea alcohol u otras) o por hacerlo sin permiso de conducir o tras haber perdido todos los puntos del mismo.

Tales conductas están recogidas por los artículos 379.2 y 384 del actual Código Penal. Los otros cinco tipos relacionados con la seguridad vial apenas suman 72 de las 2.344 sentencias del total.

Con respecto al artículo 379.2, considera delito el hecho de conducir “un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas”. Tal conducta ha motivado hasta el 59,2% de las sentencias condenatorias relacionadas con la seguridad vial en Canarias durante 2014, siempre teniendo en cuenta que “en todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1.2 gramos por litro”. Las penas previstas para este tipo penal son “prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.”

En cuanto al artículo 384, que castiga al que “condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente”, motivó el 37,7% de esas sentencias condenatorias. La pena prevista, que se aplica igualmente para quienes conducen con el permiso retirado por decisión judicial previa, es de “pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días”.

Añadir que 43 de las condenas fueron por negarse a pasar los controles.