política

El Archipiélago no tendrá que compensar al Estado por el IGTE

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, mantuvo ayer un encuentro de trabajo con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de España, Cristóbal Montoro, que concluyó con la condonación “definitiva” del Impuesto General sobre el Tráfico de Empresas (IGTE), a partir del 1 de enero de 2016. Este acuerdo supone, de hecho, un ahorro para Canarias de un mínimo de 160 millones de euros.

La desaparición de este pago anual a las arcas de Estado es una demanda de Canarias que data de 1993 por lo que, Clavijo mostró su “satisfacción por el acuerdo logrado que da respuesta a una reivindicación histórica que, para 2016, suponía el pago de casi 193 millones de euros”. El encuentro, al que Clavijo acudió acompañado de la consejera de Hacienda del Ejecutivo canario, Rosa Dávila, es continuación del mantenido recientemente con el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, que se había comprometido a analizar la propuesta canaria de condonación del extinto IGTE.

En este sentido, el presidente autonómico explicó que a finales de octubre se reunirá la Comisión Mixta de Transferencias para concretar los aspectos técnicos de este acuerdo y, también, para determinar cómo afecta esta exención a los casi 193 millones de euros que Canarias tendría que pagar a Madrid en 2016. De hecho, en 2016, Canarias debería pagar al Estado 192,8 millones de euros de los que 32 millones se corresponden al pago aplazado del IGTE de un ejercicio anterior. En la reunión de ayer, se acordó que en la Comisión Mixta de octubre se resolvería la no devolución de esta cantidad probablemente de forma escalonada.

Durante el encuentro, en el que también estuvo el secretario de Estado para las Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y la subsecretaria de Presupuestos, Pilar Platero, todos los integrantes quedaron emplazados a trabajar en las próximas semanas en el contenido de la Comisión Mixta Canarias Estado de Transferencias cuyos acuerdos tienen fuerza legal. El acuerdo alcanzado ayer es fruto de las conversaciones mantenidas por los presidentes Fernando Clavijo y Mariano Rajoy, desde comienzos de septiembre, y ha sido perfilado por los responsables de Hacienda de los Gobiernos central y autonómico, Cristóbal Montoro y Rosa Dávila, respectivamente.

Clavijo ha valorado que por primera vez el Gobierno central reconozca el esfuerzo realizado por Canarias para situarse como una de las comunidades autónomas más saneadas. Por su parte, la consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila, subrayó que se trata de un “reconocimiento histórico, que abre una nueva etapa en las relaciones Canarias-Estado”, y que sienta las bases “para que Canarias comience a ser tratada como le corresponde”.

Por su parte, Montoro destacó la necesidad de llegar a un “entendimiento” a la hora de revisar y “replantear” esa fuente de financiación de Canarias hacia el Estado, y también a la hora de buscar una cifra final que las Islas deban devolverle. El IGTE es un tributo que desapareció con la entrada en vigor del IGIC en el año 1993. A partir de ese momento, los hechos imponibles que estaban gravados por el IGTE fueron absorbidos por el impuesto canario. Al ser un tributo estatal, la Administración General del Estado reclamaba hasta ahora que Canarias le devolviera cada año la parte de los ingresos del IGIC que corresponden el tráfico de todas las empresas.

Los empresarios esperan que la buena sintonía se traduzca en un rápido REF
El secretario general de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), Pedro Alfonso, indicó que el acuerdo alcanzado ayer, aunque esperado, es una “buena noticia” porque demuestra un “evidente” acercamiento entre Canarias-Estado, cuya “sintonía esperamos quede reflejada jurídicamente sobre el papel”.

Alfonso señaló que aún hay que esperar a ver cómo queda plasmado este acuerdo sobre el papel y comprobar cómo queda redactada la enmienda del Senado, y esperó que “todas esas inversiones se vean reflejadas en políticas de empleo”. El secretario general también pidió que ese “buen clima” existente entre Canarias y el Estado se vea reflejado en las futuras negociaciones del REF económico. “El documento lleva un retraso de cuatro años y, a pesar de las buenas relaciones, Canarias debe ser consciente de que se juega mucho y que aún queda mucho camino por recorrer”.

En este sentido, Alfonso esperó que el documento del REF económico tenga el máximo rango de ley lo antes posible, para evitar el retraso y la incertidumbre que provocaría un posible cambio de interlocutores consecuencia de las elecciones.

Hay que recordar que el desacuerdo entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno central con respecto al IGTE y sobre si debía o no someterse a liquidación al final de cada ejercicio produjo que se acumulara la deuda correspondiente al período 1993-2007. En el año 2009, las dos administraciones llegaron al acuerdo de liquidar la parte del IGIC correspondiente al extinto IGTE. El resultado fue que Canarias se vio obligada a pagar unos 405 millones de euros.