SIN PENA NI GLORIA

Colocadora y modelo

La jugadora italiana fue un filón mediático para la entidad blanquiazul| DA
La jugadora italiana fue un filón mediático para la entidad blanquiazul| DA

Llegó a ser conocida como la Beckham del voleibol dada su extraordinaria popularidad y resultó ser uno de esos casos en los que, a pesar de tener también buen rendimiento deportivo, su fama siempre estuvo vinculada a lo que hacía fuera de las pistas. Su notoriedad se debía también a que el voleibol era uno de los deportes más importantes en Italia, algo que no sucedía en España, pero que con su sola presencia comenzó a tener especial tratamiento.

La colocadora Maurizia Cacciatori formó parte del mejor CV Tenerife de la historia entre 2003 y 2005 resultando un fichaje sumamemente mediático, pero que en lo deportivo no llegó al nivel esperado después de haber sido designada, por ejemplo, mejor jugadora del mundo en 1998.

El fichaje, llegada, presentación y primer partido disputado en la isla por la jugadora llegó a ser noticia a nivel nacional, algo que no era nuevo para ella, que llegó a advertir que había optado por salir de Italia huyendo de la tremenda presión mediática que tenía que soportar día tras día. Aprovechando su estancia en la isla quiso dejar de lado su faceta de modelo publicitaria, motivo que también la llevaba a estar habitualmente en las páginas de la prensa del corazón italiana.
A Tenerife llegó con 30 años, después de haberlo ganado todo en su país y de ser la bandera de su selección, y tras una larga negociación de Quico Cabrera que advirtió que la jugadora había rebajado sus pretensiones en un 40% para poder vestir de blanquiazul. Siempre declinó cualquier propuesta de salir desnuda en diversas publicaciones -se llegó a hablar de una oferta llegada desde Italia de 200.000 euros- pero lo cierto es que a Maurizia Cacciatori siempre le costó mucho poder dejar a un lado su rol de icono mediático, quizás debido a que tenía más ingresos como modelo que como deportista profesional.

¿Y en lo estrictamente deportivo? A la italiana siempre le costó coger el mejor ritmo de competición en la Isla y mantenerse físicamente al 100%, algo que, obviamente, acababa repercutiendo en su rendimiento en la pista. En las competiciones nacionales, el CV Tenerife era dominador total y absoluto, pero el objetivo real era poder conseguir la Champions League, competición que hasta el momento solo habían podido lograr clubes del Este de Europa, italianos, croatas y el Cannes galo.

En el curso 03/04 Romina Lamas, íntima amiga suya, acabó por arrebatarle un puesto que parecía estar reservado para ella dada su trayectoria. Avital Selinger decidió que fuera la argentina la que jugara de titular la mítica Final a Cuatro disputada en el Santiago Martín dándole, obviamente, muy buen resultado.

Tiempo más tarde la jugadora abandonaría la isla para regresar a su país, jugando posteriormente en Mallorca y formando parte de la versión italiana de Supervivientes, antes de ser comentarista de los encuentros de voleibol de la A1 italiana.